Crepúsculo

abril 12, 2008 at 5:03 pm Deja un comentario

Mi último libro titulado EURíDICE, lo tenéis entero en la red, por lo que empezaré esta RADIOGRAFíA, por
el penúltimo, tratando de guiarme según las fechas de cada uno de ellos, para que en este caso, los
primeros que escribí, siendo muy joven, terminen siendo los últimos de este resumen poético, que
empiezo con CREPÚSCULO.

Como observaréis, el título lo dice todo.
Es un libro que podría ser el último con mas propiedad. Y así quedará en esta Radiografía, aunque yo siga
escribiendo más libros.

CREPÚSCULO 2002

LOGARITMO
Y ya al salir el sol
se disuelve en el iris
la gota de rocío,
la furtiva lágrima
que derrama la noche,
quizás el logaritmo
del mistérico día
amaneciendo.

TRANSMIGRACIóN
Fue tal vez la gaviota
o el pez tendiendo el arco
de la vida, su principio,
quizás la fiera desencadenada,
o el fuego contenido,
criatura celeste condenada
a obrar la destrucción.

Destino o demencia.
¿Quién es el culpable?

Continua la rueda
con su círculo, con la cópula
ardiente y su designio
de nacimiento y muerte.

Y la cadena humana
que contagia su herrumbre
y sigue con su ignorante
transmigración de siglos.

HORMIGAS
Y el hombre,
sólo una mota de polvo
en la infinitud del universo,
se cree dueño y señor
de almas y cuerpos,
que. incluyendole a él,
están sujetos a las leyes
que rigen en el orbe.

Mirad como se cruzan
afanosas las hormigas.
Trabajan y se esfuerzan
minando, con su ínfima
estatura la tierra.

También ellas quizá,
se creen dueñas del mundo
invadiendo tan sólo
el trozo pequeñito
que gobiernan.

SIN TIEMPO
Si no midiéramos el tiempo
viviríamos en la eternidad.
Daría lo mismo ser niño,
adulto o viejo. Nadie pensaría
en la llegada de la muerte,
nada tendría importancia,
ni ganancia, ni rédito.

Si no existieran las medidas,
ni el dinero, no habría
centímetro, ni metro,
ni quizá hambre en el mundo,
porque todo sería compartido,
gozando de las pequeñas cosas
que nos estamos perdiendo
por medir y por contar.

LOS ÁRBOLES
Los árboles, los árboles.
No toquéis los árboles,
guardianes imponentes de la vida,
criaturas magníficas
que comparten su entrañable riqueza
con los hombres, sin pedir
nada a cambio, sin quejarse
del daño que les causan.

No los toquéis, dejadlos
seguir sujetando la tierra,
proporcionando el aire
y el agua redentora que límpia
de inmundicia las ciudades.

!Que sería de nosotros sin ellos!
Únicas criaturas constantes, generosas,
cuya savia recorre los caminos,
cuyas raíces sujetan la tierra
abrazando los campos,
ofreciendole al hombre casa
y cuna, donde al morir pueda
esconder sus equivocaciones.

ACABOSE
Y, que de la sintaxis,
del orden establecido,
de los roles y roles
del fabuloso mundo
televisivo, de los horrores
puestos en bandeja,
para desgoncijarnos.

Un grito solidario
pido a la masa informe
de los débiles, de los mansos,
de las víctimas de ideales
religiosos o partidarios.
Porque de nada vale
todo lo dicho o inventado
por los hombres, inocentes
a veces o culpables,
si nadie ha de quedarse
hasta el final a disfrutarlo,
cuando todos se acaben.

LETANÍAS
Escribiré letanias sencillas,
como qué hermosos son los árboles.
Cuidadlos, no los quemeis,
porque ellos son nuestra vida.
Iré cantando por los caminos.
Mirad el agua tan pura
cuando no la contaminamos.
No hay nada mas que ella
para la autentica sed,
no para el ansia de poderes
y riquezas que nos asedian.
Iré repitiendo sin descanso
lo indescriptible que es el mar
y todas sus criaturas,
que intentamos exterminar,
aún cuando ellas son nuestra vida.
Gritaré con todos los que padecen
hambre y miseria, para qu su grito
llegue hasta el rincón mas hondo
de todos los corazones,
porque no se puede vivir
sin amor y sin conciencia.
lloraré por todos los cadáveres
masacrados y enterrados
en todas las historias épicas
de la tierra. Y no pediré
a los dioses de los cielos
que los resucite, porque estan
demasiado lejanos los soles
y las estrellas para oírme.

Clamaré a los hombres
que conviven conmigo en este mundo,
hasta que me escuchen
y no cometan más homicidios.

Mis letanías no son las cantinelas
de siempre. Mi canto es como
el del insignificante gallo,
tratando de despertar al sol,
tratando de despertar al hombre,
único e irresponsable dios.

ZEUS

Y teniendo la oscura
maravilla del poder,
morimos sin actuar,
siguiendo la gran farse
de la vida, acunando
la muerte cada día vivido,
sin romper las cadenas,
prisioneros de Zeus
o de otros dioses vampiros,
alimentando sus odios y flaquezas.

El mundo y su tremendo
y corrupto cascarón. La humanidad
portadora de lacras infinitas
y su espiritu intacto y poderoso
que rige el genocidio
sin causa ni razones,
nos engendra y devora.

BÚSQUEDA

Reconocer el desastre
y sin embargo recomponer
la aurora de un nuevo día
capaz de concienciarnos,
de iniciar una senda
más pura, más desierta,
sin caminos trazados
que no conducen nunca
a ningún sitio.

Y seguir por la sombra
incontrolada el hilo,
fragilísimo, de la verdad
con el que cada hombre
puede liberarse,
de la trampa mortal
de su destino.

HUELLAS

Viento lejanamente
acariciamte, vislumbrado
desde el oscuro páramo
de la vejez y su ardua singladura
para los pies cansados
que, sin embargo,
sienten el ansia de volar,
volar como si la tierra dura,
y el asfalto no poseyeran
la gravedad precisa
ya, que los sujete.

Así van, así, dejando
apenas polvo, huellas
tan imposibles de emular
cuando desaparecen.

RINCÓN

Aquí, donde las hojas
resumen su pretendido vuelo,
en el rincón sumiso
de los atardeceres.
Aquí se arremolinan
con ellas los recuerdos,
alumbrados por ese resplandor
leve, de postrimeras luces.

Los pasos crujen, sientes
la muerte sin morir
de cada hoja, y en ellas
reconoces el último reflejo
del sol, antes
de que la noche se lo lleve,
para grabarlo siempre
en la memoria.

CREPÚSCULO

El ala del crepúsculo
me empuja y me sostiene.
Soy todavía aquella muchachita
casi célibe, que trilló
leve el pasto de este mundo.
Todavía mantengo casi intactos
mis temres de niña,
la sonrisa inocente
de las horas soñadas, sin vivirlas.
Todavía soy, quizá existo.
Me vienen los recuerdos
de otros días felices,
que nunca pude compartir.
Por eso escribo
en alas del crepúsculo
estos versos.

PAISAJE NOCTURNO

La noche ha sucedido
como siempre, las gárgolas
habitan tras los párpados.
Se precipitan los contenedores
volcando la hediondez
de los residuos.
La joven noche principia
descarada en las esquinas.

Cruzan los gatos
tras de los ratones y comienza
la caza de las sombras.
Se revualca la vida
en la picante salsa de las horas
y cae sobre el cadaver
de la noche.

Sólo nos queda,
mentir, amar, morir,
soñar acaso con despertar
tal vez, cuando amanezca.

CASCARÓN

Venid sin medida
para recomponer la duda,
ni el principio.
Apenas luz requiere
vuestro adviento seguro,
vuestra brizna capaz
de hacer arder sin fin,
inmensamente.

El cascarón del mundo
está vacío.

PROGRAMACIÓN

El último pájaro
será espacial
y se llamará CRONOS.
Fué programado
para llegar a Venus.

Sobrevoló la aurora
el nuevo día inmenso,
y se quedó flotando
en el espacio,
sin saber donde ir,
con el recuerdo ingrato
de los hombres,
como único timón
para el olvido,
y la escasa
advertencia
de su nombre.

Anuncios

Entry filed under: Mis libros. Tags: .

RADIOGRAFIA POÉTICA Alegoría de mi casa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


abril 2008
L M X J V S D
« Mar   May »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Entradas recientes

Visitas

  • 9,009 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: