ALONDRA

junio 24, 2008 at 7:19 pm Deja un comentario

 

RADIOGRAFÍA POÉTICA

ALONDRA-1993

Este libro es más que nada una de mis muchas reflexiones, sobre la vida y el mundo y eso me hace sentirme quizás más cerca de los pájaros, que de los hombres y de ahí le viene el título de Alondra. Consta de 38 poemas de los cuales he escogido estos 12, como  estracto del libro.

SOMBRA

Cernida de palabras,
agobiada de ceros infinitos,
de incalculables sombras,
de agujeros profundos,
vacilante la voz,
con el péndulo sólo por destino,
lo imprevisto de la canción
como único asidero,
tu reclamo
como horizonte nítido.

Y yo eco tan sólo
de una sombra,
que ni siquiera es mía.

ENVEJECIENDO

Para mañana
guardaré el secreto,
la angustia.
Derrameré tan sólo
la palabra pequeña,
la sombra que proyecto.

Porque ya no creo
aquellas viejas historias.

Empiezo a ver
y a comprender
como siente la tierra
mis pisadas,
el dolor de su sed,
envejeciendo.

MÚLTIPLO DE X

Somos tan vidriosos,
tan transparentes.
tan oscuros,
tan falsos,
tan inocentes,
porque en realidad
somos la reunión
de muchos yoes distintos,
opuestos o contradictorios,
las más de las veces.

En cada fase poeemos
un rostro y una forma de ser,
aunque sigamos siendo
nosotros en cada momento.

Por ello nos conocen
con un sólo nombre las gentes,
a pesar de ser, en el fondo,
una multitud que nadie
conoce, ni comprende.

PALABRAS

Un día me di cuenta
de la gran magnitud
de las palabras.
Podían como los pájaros
surcar el aire
atravesando el mundo,
perfortar el sistema
abasteciendo de energía
las centrales nucleares,
incluso llegar a ser
contaminantes,
oscuras e inferiores,
según el sentimiento
que las mueve.

Y también dar esperanza
llenando de amor la tierra,
salvándola de morir
impunemente.

Y el hombre sólo,
dueño y señor
de su forma y su hálito,
ignora ser el único
responsable de los bienes
y males de este mundo.

ALARMA

A veces en la noche
se dispara una alarma,
un grito intespestivo,
un aviso que rasga
programando agujeros
en el sueño tranquilo.

Resbala despertando escaparates,
removiendo camiones de basura,
espantando las ratas huidizas,
que recorren las calles solitarias
buscando la pitanza.
Las únicas que duermen
panza arriba satisfechas,
las que tal vez,
logren sobrevivirnos.

CUENTOS

La morfología de las palabras
empieza a fallarnos.
No pueden apoyarse
las gárgolas del miedo
en su frágil estructura.

Por eso vacilamos,
ya no valen las explicaciones,
las fórmulas, los proyectos
antiguos se desmoronan.

Sólo un lenguaje auténtico,
nos salvaría de quedarnos
mudos y, de que siguieran
contándonos los mismos cuentos.

PLANETA AZUL

Quizá nos haga falta
una centena de años más,
para encontrar la solución
del mundo.
          Dejando a un lado
historias pasajeras
y antiguos credos.

Es volver a nacer,
o renacer lo que puede
salvarnos del desastre.
Sin monedas al cambio,
ni letras protestadas.

Tal vez una inversión por el futuro
de este planeta azul, antes
de que lo reconviertan en azufre…
Pero pronto. Es urgente
llegar hasta mañana.

ME QUEDO

Me quedo
con los gritos
de los árboles,
con el llanto
sin consuelo
de los niños,
con el aleteo
minúsculo
de los gorriones,
de los vencejos,
de los estorninos.

Me quedo
con los maltrechos
por la sociedad,
con los desahuciados,
con los pobres.

Me quedo
con los grillos,
con las chicharras
y, canto, sólo canto
con la esperanza
de que nos oiga
un día alguien.

CAMBIO

Cambio el oro
por tierra solamente,
por agua limpia,
por aire, por cielo,
por pajaros y flores,
por árboles y animalillos
de todas las especies.

Cambio el oro por luz,
por las constelaciones
libres de todo lazo,
por las montañas
y algún que un otro
elemento necesario
para reconstruir el mundo.

ARCO IRIS

Cuando creo
que lo he dicho todo,
descubro que no he cdicho nada-

Esta es la cuestión irreversible,
la linea inacabada,
el cuadro irrepetible de la vida.

El tiempo transcurrido
sin que hayamos logrado,
con la sonrisa,
transmutar las lágrimas,
cuando ahí estaba oculto
el arco iris.

SIN NOMBRE

Una mañana
amanecí sin nombre.

Y quise bautizarme
con el oro del sol,
con el agua.
Pero no encontré más
que el de la flor,
el pájaro,
la tierra,
el cielo azul,
la madrugada…

Y me quedé sin nombre,
con la feliz ventura
de poder prolongarme,
sin palabras
que me identificasen.

ALONDRA

Enfilaré la tarde
a través de las sombras,
volcando en la noche
los años que me pesan.

Escudriñaré
nuevos horizontes,
mares infinitos,
cielos multicolores,
fugaces estrellas.

Y una flecha doliente
me atravesará el pecho,
dando a luz una alondra
que cantó inútilmente,
remontándose en alas
de un puñado de versos.
 

Anuncios

Entry filed under: Mis libros.

VERANO EN LA CIUDAD CERCANÍAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


junio 2008
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Entradas recientes

Visitas

  • 8,960 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: