PO-ÉTICA

julio 21, 2008 at 3:10 pm Deja un comentario

 

RADIOGRAFÍA POÉTICA

En este libro he tratado de mezclar la poesía con la ética, y como esta solución es bastante dificil quizás no lo haya conseguido y no sea comprendido así por quien lo lea. De todas formas en él queda mi intento, y en su título. Este libro consta de 49 poemas de los que he escogido 17 como resumen.

PO-ÉTICA-1991

SIN ATADURAS
Sigo la luz,
no trateis de apresarme.
ya conozco las trampas,
los negros orificios
que envenenan la tierra
y sus conductos naturales.

Yo voy por libre,
sin ataduras, como nací,
desnuda de trabas y responsos,
sin lastre de querer ganar
o perder faroles de este mundo.

la luz es un instante
de la vida,
un rastro indifinible
de belleza total…
Y he de seguirla, huyendo
de mi jaula, persiguiendo
una estrella inalcanzable.

PRISIÓN
Sólo me siento libre
frente al papel vacío,
dejando que en el verso
desborde el pensamiento
incontroladamente,
recalando, una a una,
las palabras,
cazando mariposas
que en el aire se pierden.

Por eso es que resisto
esta prisión oscura
de la carne,
y la llevo contenta,
aunque me aprieta el alma
tanto, a veces.


CUALQUIER RINCÓN
Cualquier rincón podría servir,
para seguir ya siempre solitarios,
vana es la ilusión de estar
acompañados alguna vez
entre la gente.

Sombras tan sólo encontramos
en este desertizado mundo,
que nos va propiciando
el exterminio de los árboles,
de los pájaros y de los hombres.

Dejaremos en blanco las paredes
ante el humano asombro,
que no escogió para vivir
la libertad del ave, la pureza
del lirio, la suavidad
efímera del pétalo.

Se barajan los nombres
confundiéndose. ¿Quién fue
el primero en escoger
un cuerpo humano para nacer
y así, poblar el mundo
de cadáveres.?

DISTINTIVOS
Y en este querer distinciones
y honras, se hunden los hombres.
Se les caen de las manos
los anillos, las condecoraciones,
los adornos absurdos,
y les quedan tan sólo
para sobrevivir esos caireles
locos de la risa,
y la tierna mirada
de cuando aún eran niños,
y la única meta
era alcanzar la aurora,
luminosa y feliz
de un nuevo día,
donde renacer siempre.

EL CANTO DEL GALLO
Porque yo no sé escribir
para los concursos,
con frases estudiadas
y rebuscamientos inútiles,
sólo sé arañar la superficie,
resbalar en la duda
acercándome un poco
a las puertas del corazón,
para llamaros a todos
con un sólo nombre.

Porque no entiendo lo de sobresalir
encima de nadie. Sólo en derramarme,
aunque las palabras no puedan apagar
esa sed de saber, de conocer
el límite de los hombres,
para no llegar tarde a ningún sitio,
ni el primero a cualquier parte.

Imaginando la tremenda soledad
en que viviran los triunfadores,
no la quiero para mí,
ni bajo sus abrillantados plumajes
se encontraría a gusto
mi corazón latiendo.

Yo me escapo con los gorriones
por las ramas, hago novillos
con los jóvenes, me pierdo
por la sintaxis, olvido las ecuaciones
y se me da muy mal, a veces
la gramática de la Real Academia
y de la lengua.
No entiendo de modernismos,
ni uso tacos para desequilibrarme.
Soy, en confianza, algo muy sencillo.
Una voz que se pierde,
un verso inacabado, un silbo
completamente libre, que no quiere
perder la oportunidad de seguir siéndolo,
sin tener para ello que pedirle
permiso, ni favores a nadie.
Y si esto es orgullo o, simplemente
despiste, me acuso
sin arrepentirme de serlo.

Aunque también os podría decir,
que si ésto, que si aquello,
que si dicen, que si patatín,
que si patatán, que si el vecino
cree que soy así, y que si
cualquier inxtitución lejana
dice que soy asá.
Que pertenezco a una Sociedad
de patentes y marcas
de mucho prestigio. Que si
un premio de mintirijillas,
que viene a ser igual
que los de verdad…

Y así seguir con el kikiriki,
o con el kakaraka…Y pienso
que ¿para qué?…¡para nada!
Porque de que valdría
lo que diga que dicen unos
y otros, o diga yo por mi cuenta
y riesgo, si a la hora de dar el DO
auténtico, no demuestro algo más
y me quedo tan sólo
con el kikiriki, o con el kakaraka.

Por eso amigos, escribo solamente.
Y me desangro, y lloro y río
desviviéndome, y si es preciso
muero para resucitar después
en cualquier verso,
sin que me importe en absoluto
lo que cuenten y digan los demás,
porque la gente, amigos,
te aplaude y te corona de laureles
un día y, al siguiente
te lanzan tomates y te critican
con igual entusiasmo quizás.
Por lo que no se demuestra nada
con los dimes o diretes que se cuentan
o escriben, ni con los concursos
que se imparten y reciben
con tanta liberalidad. Si no
con la obra silenciosa
que perdura más allá
de los hombres y de su efímera
y preconizada vanidad.

AMIGO POETA
Amigo poeta, vamos a disertar
aquí un momento, sin prisa,
porque estamos llegando quizás
a ese tiempo, donde tendran las cosas
la importancia, pesarosa o feliz,
que al escribir le demos
nosotros solamente.

Ser poeta puede ser hoy
una tarea demasiado difícil.
lo sabes como yo, que hay
demasiada versatilidad
pariendo libros.
Por lo que estamos a lo mejor
llegando, sin darnos cuenta,
al integral silencio de los hombres,
para escuchar tan sólo
la voz inteligible de los dioses.

BATEAR
Batearán los cielos
la luna adormecida.
seguiremos en esta breve
pausa del día que comienza,
el juego interminable
de la vida. El ruido,
la disonante música
donde, a veces,
un pájaro perdido
da la nota acertada.

Así pasan las horas
hasta llegar la noche
donde el sueño nos abre
el misterioso túnel
del silencio, y en él
seguir gestando
la claridad hiriente,
de otro ciclo mortal
llamado día.

AL BORDE
Al borde, en el camino,
me despierto, sin saber
la distancia recorrida,
ni la que aún he de recorrer,
sin causa a veces
para seguir andando.

Ya no hay promesa sólida
que nos cubra en las noches,
cuando se repiten
los tragaluces del pasado.

¿Cómo poder remontar
la incertidumbre.?
Nadie quiere afrontar
la propia muerte.
Y esperamos que otro mesias
vuelva a prometer
lo que la suerte
o el destino, quizás,
nos depara hace siglos.

SIGLO XX
La chachara, el prostíbulo,
la desintegración acostumbrada.
Y éstos resquebrajados continentes
convertidos en especulaciones aritméticas,
que pueden conducirnos al proselitismo,
o la esquizofrenia colectiva
de la marihuana y el pantalón vaquero.

La miserable vida pendenciera
de los necios que siguen apretándose
en colas macilentas, esperando
ese triunfo imprevisible
que les llega tan sólo
al pensamiento.

Y los misiles, los extraterrestres,
aeronautas de un siglo equivocado,
que plantea al reves,
la conjunción de Herodes
con la crucifixión del siglo XX…

Mientras siguen las cloacas
arrastrando la escondida basura
de los hombres, paraíso
del reino de las ratas,
regidoras quizá
de los destinos de la tierra,
tal vez, en un mañana venidero.

HOLOCAUSTO
Seguimos inmersos en la vida,
en las desconchaduras geométricas
de los sueños, en el latido inestable
de los relojes, de los autobuses que,
atropellando el aire, nos contienen.

Sin estar, solamente seremos
eslabones de una misma cadena
que no puede romperse, atados
irremediablemente, lo unos a los otros,
tirantes, vencidos, inconscientes.
Propiciadores de amplios velámenes
informativos, de burdeles espectaculares,
donde se descoyuntan las libélulas,
los caracoles y los escarabajos
peloteros de siempre.

Se repite el estiercol,
las alcantarillas hieden y así,
vamos trampeando el holocausto
en el crematorio de la propia mente,
transidos, espectantes, resolviendo
tan sólo el desastre final que,
sin querer, seguimos propiciando,
involucrandonos en el exterminio
de todas las especies,
sin darnos cuenta de que
la solución del caos, también
la lleva en su interior el hombre.

REBELDÍA
Y tú que estás anclada
en la hoja caída,
te sorprendes, te encoges
cuando te certifican
que no puedes seguir
sin documentaciones.

Existen unos trámites
que paralizan siempre
al que quiere salirse
del rebaño…

Y te sientes rebelde
sin causa definida.
Rebelde a la injusticia
y al aprovechamiento
de los más prepotentes,
a la mala influencia
que practican,
a la vida oligarca
que nos va consumiendo.

Pero en vano protestas,
porque hasta ser rebelde
necesita una marca
religiosa o política
que tu tampoco tienes.

CANCER.
No podemos permitirnos hoy
el lujo de ser felices,
sin sentirnos culpables.
¿Cómo afrontar los ojos
de los que viven marginados?
¿Cómo tragar a dos carrillos,
mientras mueren de hambre,
tantos niños en Africa,
o en cualquier otro país
del tercer mundo…?

La realidad nos vence
y nos persigue desde
todo lugar llamado tierra.
Ya ninguna política resuelve
el profundo agujero
de la insolidaridad
y de la injusticia.

Todos tendremos que arrimar el hombro,
si queremos evitar el desahucio
de este planeta, cuyo cancer
pernicioso, es la ambición,
la codicia y la crueldad
de los hombres.

OPUESTOS Y AFINES
Quizás no haya paz
sin guerras,
no haya alero seguro,
ni tiera limpia,
ni suelo firme
donde apoyar los pies
y remontar el vuelo,
ni árbol que no sustente
algún ave rapaz, porque
es así la vida.
El día y la noche,
la vida y la muerte.
Tal vez tan arraigado
el bien al mal
que han de coexistir
el uno junto al otro
también estrechamente.

EUROBORO
Quizás un día volvamos
a empezar desde el principio.
Y se repetirán todos
los cuentos, recordando
otra vez, los mismos mitos,
del lobo y del cordero,
o del pastor, mahometano,
chino, indio, judio,
y otros llamdos dioses,
astronautas de soles
y de estrellas.

Para que siga el hombre
tejiendo y destejiendo
sus imposibles sueños
en la rueda imparable
de su mortal destino.

JUBILACIÓN
Y aqui en la desnuda
soledad de cualquier día,
quiero hacer confesión,
profundizarme en el vivir,
por la estrecha secuencia de mi voz.

Poeta o no, ¡Qué importa!
No es ésta la cuestión dilucidante
de esta jubilación interna
de la vida, que se nos hace
poco a poco, extraña.
No hay comunicación con el pasado,
y el futuro es tan sólo
el vacío que va recorriéndonos.

El aire nos empuja a realizarnos
cuando no quedan ramas,
para aguantar los nidos
en este árbol desnudo
de nuestro inalcanzable paraíso.

Y es ya tarde
para recuperar el tiempo
de sembrar la cosecha,
ni trigo que espigar
por los caminos.

CARTA
Una carta os dejaré
sin final ni principio.
Una extraña pirueta
desencarnada y viva
en el recuerdo, como
se queda dibujado siempre,
entre los labios,
ese primer beso
donde el amor encuentra
su forma inaprensible.

Os dejaré quizás
sólo ese algo,
si algo queda después,
si es que puedo encontrar
una expresión feliz
para el silencio,
donde los brazos puedan
seguiros acunando,
como del árbol cuelgan
las ramas y los pájaros.

LA LLAVE
Si nos arrebataran dormidos
una noche, como en el sueño
andamos desprendidos, sin lastre,
sin oscuras limitaciones,
gravitando sin miedo
como los astros,
con un rayo de sol
entre la sienes…Podríamos
morir confiadamente.
Y sería la muerte
voluptuosa al final,
la llave del jardín
de las hespérides.

Anuncios

Entry filed under: Mis libros.

CERCANÍAS HOJAS DE OTOÑO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


julio 2008
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Entradas recientes

Visitas

  • 9,009 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: