PASAPORTE PARA LA DISTANCIA

agosto 4, 2008 at 7:42 pm Deja un comentario

RADIOGRAFÍA POÉTICA


PASAPORTE PARA LA DISTANCIA – 1991

En este libro intento reflejar ese viaje de la vida que realizamos conscientemente si le prestamos la suficiente atención, disfrutando de las penas y alegrías que vamos nosotros mismos propiciando. El libro consta de 39 poemas de los que he seleccionado sólo trece.

ELECCIÓN

La elección es determinante
¿Escogemos o somos escogidos?
El nacer y morir, es cuestionable
también, si el mismo hombre
se cree capaz
de interrumpir la vida.
Pero sólo ha marcado
un interrogante,
incapaz de cerrar, aunque
lleva la respuesta
en sí mismo.

PASAPORTE

Para seguir viviendo
necesito una espita,
un pasaporte en blanco
que me lleve a algún sitio,
un matasellos leve que
certifique mis limitaciones
y sujete la flor
de mi costado izquierdo.

Una sonrisa amable
para abrir la ventana
y echarme una canción
entre el pecho y la espalda,
como un trago pequeño
de ternuna.

Y poderos decir también
adiós cantando,
cuando llegue la hora
de las despedidas.

OSCURIDAD

Sigo quizás errando,
equivocando a tientas el camino.
¡Es tanta la oscuridad!
Apenas vamos descubriendo
una luz que nos llega
desde el punto concéntrico
del sueño y, has de perder
para recomenzar,
como aprendimos de pequeños,
inseguros, a caminar erguidos,
con la torpeza humana
de nuestra condición ineludible.

LOS SUEÑOS

Los sueños son
palomas misteriosas
que vienen de otros mundos,
que revuelan en el area
de la mente abstracta,
tratando de encontrar
un alero seguro
donde erigir su nido.

Dejando así la huella,
silenciosa
y el roce inadvertido
de sus alas
en la diurna vigilia,
como una disonante
pincelada.

RESONANCIA

Lo que os digo, quizá
no tenga ninguna resonancia,
pues ya mi pasaporte
caducado no tiene validez
para acortar distancias.

Desde este encierro
veo pasar la vida.
¿Me sonreis? Acaso
hubierais en un tiempo
evitado el deshucio.

las manos extendidas
para el vuelo final,
han llegado tal vez
a la desesperanza.

Para cantar de nuevo
habría de estallar
mi corazón, como el rayo
que irrumpe en la tormenta,
apagándose luego
en la distancia.

FLORECILLAS

Aquí, en silencio puedo
alcanzar la silueta imprecisa
del poema,la palabra es a veces
la clave que descifra
el misterio y descorre la sombra.
Siento que la canción
es una inmensa puerta,
que me abre el confín
de la distancia,
acercándome a la luz,
compenetrando mi substancia
hasta alcanzar la esencia
y derramarla luego
sobre el barro
y las piedras del camino,
como las florecillas pequeñas,
que nacen a la orilla
del sendero, perfumando
la aridez de la tierra.

AUSENCIAS

Vienes y me preguntas,
pero no puedo contestarte,
porque no estoy quizás
en ningún sitio.
Me pierdo en la distancia,
en el tiempo tal vez,
en el olvido de no ser, ni pensar,
de no saber siquiera
si es culpa de este mal
el fracaso que siento.

Porque no es la razón,
que nos empuja a veces.
capaz de restañar
esta mortal ausencia
en la que vivo,
y es mi propio desierto.

ARCO IRIS

Hay un tejado azul
sobre el nido del cuervo,
un nuevo horizonte
y una blanca azucena,
que apenas sobrevive
sobre la seca tierra
de sus inmediaciones.

Hay una nube gris
apuntando el silencio.
Vacío el nido ya,
el Otoño en declive.

hay un cielo infinito
más allá del tejado,
con todos los colores
reunidos, para alcanzar
ese arco iris último
de la vida, vencidas ya
todas sus tempestades.

CIUDADANÍA

Soy ciudadana de mi misma.
Transito por un mundo
sin fronteras, sin anuncios
luminosos, sin propagada
de ningún tipo,
sin religión determinante,
sin luchas, sin compromisos.

Soy amiga de todos.
No tengo identificación precisa.
siempre estoy preparada
para la inconsistencia.

No critico, ni vendo,
ni debo nada a nadie.
Estoy siempre desocupada.

INTER-CITI

Remodelo el instante
de ese desplazamiento
a veces necesario.

Recorto ventanillas,
cortinas invisibles que
se van descorriendo
ante mis ojos.

El viaje finaliza.
la próxima estación,
quizás podré apearme.

Pero mi alma necesita
esta vez seguir viajando,
recorriendo distancias
del insistente ir
hacia mi misma,
pasajera de un viaje
inacabable.

HORIZONTE

Hay un galope sordo
de caballos desbocados,
que se alejan por la sangre.

la distancia se acorta.
Quizás estoy llegando
al horizonte, por eso
me sujeto a la costumbre,
y voy amordazando los hijares,
para llegar al paso silencioso
de árboles dorados
y azucenas.

NADA VALE

He escrito mucho,
pero de nada vale. Nada
me sirve para la distancia.
Tan sólo un pasaporte imaginario
que me hace circular inadvertida.
Un sólo pasaporte
para toda la vida discurrir
sin errores, sin bolsa
ni equipaje, como
viajan los pájaros,
por eso es que me aceche,
como a ellos, el peligro
de volatilizarme.

VOLATILIZACIÓN

Hay que asumir
el arco
y la distancia,
y lanzarse tal vez
a la deriva,
donde quizás
volatilizarse, sea
la secuencia final
de la andadura…

El pájaro, lo sabe.

Anuncios

Entry filed under: Mis libros.

HOJAS DE OTOÑO VERICUETOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


agosto 2008
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Entradas recientes

Visitas

  • 8,960 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: