Archive for septiembre, 2008

SOMBRA DE LAS PALABRAS

RADIOGRAFÍA POÉTICA


SOMBRA DE LAS PALABRAS

Este libro también estaba relegado al olvido, pero ahora me he propuesto ordenar este enredo de libros inéditos y dejar constancia de ellos en esta radiografía que de no ser así, estaría incompleta.
Este libro consta de 29 poemas de los cuales he seleccionado 14.

SOMBRA

Mágicamente ingrávida,
ya casi sombra,
ya sólo la ternura
casi lágrima, latido,
eco de la palabra,
esencia inaprensible
apenas alma.

LATIDO

Rompiendo el dique
puede así la razón
perder sentido,
remodelando el día,
dejando en libertad
al pájaro cautivo,
que se esconde
y escapa, pecho ciego
en el latido.

VUELO

Quiero ser pájaro,
ala, tal vez sólo pluma
que no terminase de caer.
Luz quizá, solamente luz,
apenas el reflejo de
la pequeña hoja
dorada por el sol
en su vuelo absoluto.
Noche encendida
que prenda el corazón,
latido sigiloso
que comience a ser libre,
sin cuerpo y sin razón
para estar vivo.

(más…)

septiembre 25, 2008 at 7:18 pm 1 comentario

LLEGAS DESDE LA NOCHE

APARTADO DE GUILLERMINA

LLEGAS DESDE LA NOCHE

Querida Guillermina, he vuelto. He vuelto querida familia, queridos amigos y amigas, querido mundo, he vuelto. He pasado por el miedo y el tunel de la noche, pero he vuelto a sentir las cosas de nuevo como siempre, aunque con averías destacadas y bastante incómodas. A veces puede ser conveniente pasar por esa zona de peligro, dolor e inseguridad, para valorar todo lo que en realidad poseemos de felicidad en la vida.
  Cuando me desperté de la anestesia, creí que me había caído desde un quinto piso o por un acantilado. sentía como si me hubieran descuartizado sin que me fuera posible reunir mis pedazos. Ahogándome casi pedí un pañuelo para aliviarme de la angustia.
Cuando estaba esperando que me operasen, en una habitación llena de aparatos, me sentía como un trasto más, aparcada en un rincón y pendiente encima de un gotero. Me sentí aterrada y te llamé con todo mi corazón, Guillermina, pero tú que seguramente estabas tan aterrorizada commo yo, no me contestabas. Luego pensé que si en aquel trance moríamos, podíamos quizás considerarnos casi afortunadas, porque nos  habíamos preparado un poco para ello y hasta despedido con tranquilidad de todos… Y me vinieron al pensamiento aquellas personas que murieron en el accidento de un avión hace muy poco tiempo, sin sospechar siquiera que aquel sería su último viaje y de una forma tan tremenda y dolorosa. Así que procuré tranquilizarme y empecé a respirar con más serenidad, sintiendo que no te había perdido del todo, Guillermina.

Pues claro que no me habías perdido, Amparo, pero el caso es que estabas tan asustada, que ni siquiera me oías. Así que allá nos fuimos las dos cuando te entraron en el quirófano lleno de luces, que nos deslumbraron y, cuatro o cinco personas esperándonos. ¿Qué podíamos hacer tú y yo frente a ellos?…Pues nada, si no aceptar lo que quisiéran hacer con nosotras. Como se conoce que no nos dormíamos con el gotero, nos dieron otra cosa más fuerte y nos perdimos las dos por un tunel mucho más profundo que los sueños y, por donde no sé si bajamos o subimos. Ni tú ni yo guardamos ningún recuerdo.

Cuando logré despertarme, pensé que estaba hecha pedacitos muy pequeños y tú me fuiste recogiendo, y me ayudaste a recomponerme, a pesar del dolor, como una buena samaritana que éres, y serás siempre para mí. Y me dictaste este pequeño poema que pongo a continuación y, que escribí en cuanto pude hacerlo.

Llegas desde el oscuro tunel
de la noche y traes una canción,
la del olvido, la del silencio
impenetrable y una pequeña flor,
tu corazón de niña que se quedó,
tan sólo un instante, dormido.

Nuestros amigos podran pensar que somos un poco exageradas, porque una hernia es una operación de nada. pero hay quién se ha ido a quitar unas arruguitas o unas bolsitas, también de nada, y se han quedado sin complejos y planchadas para siempre. Y nosotras, a los ochenta y un años, no estamos para muchos sustos, ni tensiones. Por eso le estoy muy agradecida al médico que me operó, que además de un buén cirujano es una gran persona, y a todos los que me han soportado estos días difíciles, en los que nos encontramos teclosas y demasiado sensibles, mi agradecimiento también en un abrazo ineter-net- minablemente inter-net-minable de Guillermina y Amparo, que han vuelto, para seguir soliloqueando con vosotros.
             G y A. Conde

septiembre 20, 2008 at 4:28 pm Deja un comentario


septiembre 2008
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Entradas recientes

Visitas

  • 8,906 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/