Archive for abril, 2009

CON OJOS DE PARUCHY

CON OJOS DE PARUCHY

muneca02

APARTADO DE AGUILLERMINA

¡Que maravilla, Guillermina!…Aunque pueda parecer imposible, veo mejor ahora con el ojo, que creí haber perdido, que con el que tenía mejor, porque sólo estaba escondido detrás de una cortina amarilla y extraña, que me impedía ver la luz casi por completo. Estoy tan contenta que le he dado un gran abrazo a mi doctor, que me ha devuelto a la luz y casi podría asegurar que a una nueva vida. Y sin ningún dolor, sino pequeñas molestias naturales en estos casos, contemplando además toda suerte de colores preciosos y mandalas extrañas que algún día trataré de reproducir.
Que bien , Amparo, que ahora podamos ver. Esta experiencia es casi como un resucitar a la contemplación de este hermoso planeta, de esta tierra maravillosa que no sabemos ver en su realidad mágica, ni cuidar tantas maravillas que nos ofrece diariamente. Quizás haga falta un descubrimiento como el nuestro, para darnos cuenta del tesoro tan inmenso que es vivir en ella y amarla con el mismo amor que nos da a todos.
Ahora me sobrecogen los recuerdos de mi infancia, Guillermina, cuando me sentía como ahora, rodeada por la luz resplandeciendo en todos los colores y en todas sus criaturas. Hay algo de magia sutil, penetrante, que llena de gozosa alegría el corazón, con esa tierna euforia de los niños, que ven con los ojos recién estrenados las maravillas de la tierra y del mundo, sin pensamientos, ni razones, ni palabras, con sólo asombro y amor, para alcanzar el cenit de la vida.
No quiero prolongar más esta impresión…Sólo os dejo para acabar los ojos de Paruchy, y las flores que me ha traído mi entrañable amiga Angus, para celebrar mi feliz estreno de ojos. Fijaros en ellas, son los seres más bellos, a mi parecer, quizás por ser también, los más agradecidos de la tierra.
Y con los ojos encantados de Paruchy, recuperados para ver y amar la vida hasta su final, os dedico a todos este pequeño poema, con amor.

flores01

 

Quiero llegando al fin,
ser pura esencia,
ser humo de la brasa
que me quema,
ser resplandor de la mirada
absorta, que ha de quedar
inmóvil en la tierra.
Ser, no siendo, quizás,
más penetrante,
como el aroma intenso
de la flor, que da
toda su esencia
al que la arranca…

                                  Amparuchy 

Anuncios

abril 28, 2009 at 11:55 am Deja un comentario

EN EL PAÍS DE PARUCHY

EN EL PAÍS DE PARUCHY

muneca2

APARTADO DE GUILLERMINA

Guillermina, Guillermina, despierta y escúchame, por favor, porque esta experiencia vale la pena y, tú tienes que vivirla a través de estas palabras, tan  poco esclarecedoras, que son lo único que tenemos, para expresar lo que sentimos…!VEO! Guillermina ¡VEO!…Me siento en el país de Paruchy y de la luz, esta nueva luz nueva, limpia, transparente, hermosísima, que me ilumina hoy por dentro y por fuera, como una alucinación interminable.
Ves, Amparo, tanto miedo que tenías a operarte de las cataratas de tus ojos, y resulta que ha sido un volver a la vida para ti. Que estupendo y maravilloso para las dos.
Este encuentro con la luz guiará tu camino hacia nuevos horizontes, inimaginables y, contigo estoy, como siempre, dispuesta a recorrer el mundo a través de tus nuevos ojos.
Primero te contaré la operación, Guillermina, que fue alucinante, sin ninguna clase de dolor, ni molestia y viendo todo el tiempo colores, como si tuviese un calidoscopio tridimensional ante mi, con las formas y colores más radiantes y vivos. No sé si este efecto lo puede producir el laser, pero la verdad es que era tan bonito lo que veía y se movía a tanta rapidez, que apenas si podía abarcar su extensión. Y no tuve más remedio que comentarle al doctor, que me estaba operando, que si hubiera imaginado que aquella operación era tan preciosa, me hubiese operado hace bastantes años de cataratas.
Pero nunca es tarde, Amparo, los años que nos quedan los disfrutaremos volviendo a ver, con los ojos de cuando éramos niñas, veremos las libélulas y las mariposas como entonces, transparentes irisadas de luz…Que hermoso pensar que nos han quitado el velo oscuro del tiempo y de los años vividos, para encontrarnos ante la luz, como si volviéramos a nacer…
¡Que bonitos son los colores, Guillermina! casi me había olvidado que son luz también, que iluminan más allá de la superficie que vemos. Estoy tan contenta, que tengo un poco de miedo, a que cambie cuando me centren la visión, porque la verdad es que de lejos lo veo todo triplicado, aunque de cerca puedo hasta escribir. Ahora estoy descubriendo los colores de mi casa, que yo veía antes a través de una cortina un poco sucia y llena de cosas raras flotando, ahora tan limpios, tan blancas las paredes …Ya te digo, que estoy en el maravilloso país de Paruchy.
Oye una cosa, Amparo, si continuas con esa euforia, debías pensar en pintarnos lo que ves de alguna forma, para que los demás podamos compartir tu descubrimiento y , así todas las personas que, como tú antes,  tengan miedo a operarse de cataratas,  lo hagan con más ilusión.
Si que lo haré Guillermina y además, te aseguro, que ya no me da ningún miedo operarme del otro ojo que tengo ya casi perdido, porque pienso que aunque recupere parte sólo de la visión en él, será el apoteosis de la luz y de los colores…
Y colorín, colorado y de todos los colores del arco iris, este maravilloso cuento se ha terminado. Bueno, todavía queda el final, pero todo augura que acabará muy bien, como los cuentos bonitos. Porque el día veinte me operan del otro ojo, el que tengo peor.
Y por último, decimos a todos los internautas, que estén por los entresijos de las cataratas y de los ojos, que tengan ilusión y esperanza. Un abrazo para todos y un gran aplauso para nuestro oftalmólogo maravilloso que nos ha devuelto la luz…1GRACIAS! ¡GRACIAS! con amor, con mucho, mucho amor…
Como siempre he escrito algunos poemas y os los dedico a todos, y muy especialmente a mi OFTALMÓLOGO.

Todo un enjambre
de colores acude a recibirme.
Llegaban por el sol
donde viajaban mis ojos
sorprendidos.
El velo hecho jirones
resbalaba como un pájaro
ciego revelándome,
llenando mis ausencias
de brillantes luceros
escondidos tras la vieja
cortina de mis ojos.

Recupero el espacio
de los ojos, la mano
traza el aire de las sombras.
Vuelvo a nacer,
veo la luz primera
que visioné de niña
en el jardín lejano
de la infancia,
Puedo ver otra vez
las mariposas, las libélulas
vivas de nuevo hoy
en una alegoría irrepetible
de luces y recuerdos.
Puedo soñar que soy
niña otra vez
a través de los ojos,
como la luz que estreno
mostrándome todas
sus maravillas…
Así me siento
en este renacer a la
prístina claridad del día,
nuevo día donde también
la luz me reconoce
parte de si misma.

 

Sólo siento Amparo que te has asomado a este nuevo amanecer en el mundo de Paruchy, con el corazón un poco cansado, que se resiente ante tantas medicinas… Así que no corramos demasiado. Como los niños cuando empiezan a caminar, tenemos que andar despacio, apoyándonos la una en la otra más que nunca, ahora que ya no tenemos las alas de nuestra preciosa lorita para volar. Y a ella va dedicado nuestro último poema…

RAYO DE SOL

Me faltan tantos seres
queridos, tantas cosas…
Y ahora me faltas tú,
el más pequeño ser
que ha compartido
su vida con la mía,
el más tierno latido
del corazón, color
de la esperanza, que hoy
resplandecería aún más
ante mis ojos
abiertos a la luz…

Sin ti, está muda la casa,
un gesto luminoso de sol
cae desprendido desde
un balcón cercano, como
un amigo que viniese
a acariciarme el hombro
y el papel donde escribo.
Quizás a mi reclamo
silencioso, pudo tu ausencia
convertirse en oro.

                                                                                                       Amparo y Guillermina

abril 11, 2009 at 1:32 pm Deja un comentario


abril 2009
L M X J V S D
« Mar   May »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Entradas recientes

Visitas

  • 9,009 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/