INMEDIACIONES

mayo 9, 2009 at 10:42 am 2 comentarios

RADIOGRAFÍA POÉTICA

flores06

INMEDIACIONES
Este libro es una reunión de recuerdos que a veces, pasados los años, nos traen a la memoria la dulce frescura de su inmediatez. Dedicado a mis hijos en el año 1989. Consta de 45 poemas de los que he seleccionado 18.

AMANECER

Vienes hoy farolera y risueña,
resplandeciente de luz
a ahogar mis penas,
con la espera del alba
recien amanecida
que me entregas.

INMEDIACIONES

Se alquila un pensamiento vacío,
quizá con desconchados,
no visibles todavía,
de otras lucubraciones.
Con goteras, cuadros antiguos
y algún balcón
que al filo de la noche
deja pasar el faro de la luna

Se alquila sólo por una temporada
hasta que vuelva el dueño
a recoger sus cosas
y se encierre otra vez
en sus inmediaciones.
Se alquila muy barato,
solamente unos días…por eso,
y porque puede resultar
peligroso alquilar un recinto
a punto del desahucio.

Es una ganga casi,
pero dificil de olvidar después
si le tomas cariño
y te va persiguiendo
cuando pìenses.

DISERTACIÓN

Disertaremos juntos
una tarde cualquiera,
iremos sorteando la luz
en cada esquina, creyendo
que todavía encontraremos
la solución del mundo,
en la poemática de cada día.
Hablaremos de muchas cosas,
reiremos por nada
y así, la tarde podrá parecernos
al regreso tan feliz y vacía,
como la propia sombra
que nos sigue,
como la propia vida
que nos va sucediendo.

CORRIDA

A mi me va lo vivo,
lo espontáneo,
el arrojarme al ruedo
sin capote, a cuerpo sólo,
capeando los cuernos,
sincera ante la gente.

Torear este mundo es muy dificil
con la palabra, el verso
o cualquier otra cosa inconsistente.
No me vale siquiera el burladero
para ir capeando chaparrones.

Con el sol por montera
y los cuernos de todo.
Y la lluvia incesante de almohadillas
que me lanzan los que no comprenden,
que a la muerte se vence
con la vida y al mundo
colocando banderillas de amor
y devolviendo por cada pisotón
una sonrisa…


CANCIÓN

Cuando voy por la calle
sintiéndome y sintiéndote a ti,
que pasas por mi lado
sin siquiera mirarme,
y presiento las cosas venideras
y las lejanas vuelven
como si terminaran de pasarme…
Puede ocurrirme cualquier cosa:
Sentirme como un pájaro volando,
o colgando ligera como una rama
de los árboles,
aspirar el perfume de las rosas
en los lejanos parques de mi infancia,
comprender la tristeza de los hombres
y la sonrisa de un recien nacido,
hasta llegar fundiéndome a ser aire,
o canción, como me ocurre
en este mismo instante.

VUELO

Un día encontraremos
lo imprevisto de un beso,
daremos un abrazo, sonreiremos
a nuestra propia muerte,
encontraremos oro
en las cosas sencillas
y música en los árboles.
Colgaremos palabras nunca dichas
en la percha del aire,
donde al fin dejaremos
nuestro cansado corazón,
cercano de los pájaros,
a punto casi de iniciar el vuelo.

VILANOS

Mirad como puede un vilano volar
sin alas, sin razones para ello,
redonde, aureo, ligero cono el aire.

De niña, encerré muchos apretándolos
en una caja de cartón,
y apelotonados como los hombres
de una ciudad, perdieron su gracia.
Su increible y ágil voluptuosidad
quedó prisionera en una torpe masa
olvidando la pericia del vuelo

Un día los dejé ir soltándolos
y rodaron en grupos por el suelo,
mutilados algunos, otros volvieron a volar,
los menos, y se perdieron en la tarde,
enhebrados en los rayos del sol,
como pequeñas cuentas de cristal,
girando luminosos hacia el cielo.

AQUELLA NIÑA

Aunque no lo parece ahora,
yo fui aquella niña alegre
y traviesa de ojos claros,
aquella que vuelve para mirarme,
de vez en cuando, la cabeza,
la que corre persiguiéndome
y me canta al oído sus canciones,
o me llora en el silencio de la noche,
sus miedos y sus penas,
la que me coge de la mano
en los días oscuros de soledad
y se ríe de mi cansera de siempre,
cuando no puedo seguirla
en sus juegos…
Aquella niña, pequeña y dulce
que fuí y sigo siendo quizás
por dentro del corazón
que no envejece,
y que sigue latiendo
y viviendo solamente por ella.

SOR ÁNGELES

La llamaban Sor Ángeles,
y dejaba a su paso
un perceptible hálito de incienso.

Yo la quería mucho, estudiaba por ella
aquellas antipáticas lecciones,
con corage y esfuerzo, de memoria.
Después como un pequeño papagallo
que ignora lo que dice,
las repetía atropelladamente,
porque si tropezaba me olvidaba todo.
A veces se las decía casi llorando,
con rabia de no sabérmelas mejor
y contemplar bailando su sonrisa,
complaciéndola en su incesante afan
de hacernos aprender tantas lecciones,
incomprensiblemente fastidiosas.

Sus tocas, las más leves
del Colegio, se agitan todavía
en mi memoria, como el batir celeste
de unas alas, igualando en su vuelo
a las palomas…Se llamaba Sor Ängeles
la monjita aquella, a la que tanto quise,
cuya tierna sonrisa luminosa,
alummbró siendo niña mis recuerdos
y tantas veces enjugó mi llanto.

LA MUJER DE LOS PÁJAROS

Llevaba un sombrero color malva
y se sentaba en un banco, perdido
entre los árboles de la Castellana
vía de Madrid. Yo la recuerdo todavía,
y habran de recordarla los gorriones
también y los estorninos, que con ellos
volaban a recirla, rodeándola
en alagre y ruidoso tropel.

Siempre estaba sola
no tenía más amigos
que sus amigos de verdad,
los pájaros. Les daba de comer
en sus manos, trepaban por su falda
y adornaban su gracioso sombrero
de velo color malva…No sé
si aquella vieja mujer solitaria,
sería relamente una mujer.
Vestía pobremente y de su aspecto,
recuerdo su sombrero tan sólo,
su sombrero para la gente, ridículo quizás,
que la rodeaba de un misterioso hechizo,
como un halo, pareciéndome entonces
casi un hada, que se hubiese escapado
de mis cuentos de niña,
para el feliz trasiego de los pájaros.

ABUELITA YO NO QUIERO CRECER,
QUE SE SUFRE Y SE LLORA
EN LLEGANDO A MUJER.

Estos versos los leí siendo niña
y no sé de quien son.
pero hoy me vienen a la memoria
con mis recuerdos de entonces,
llenos de luces y sombras,
mezclados en descuidado alborozo,
cuajados en los atardeceres de mi niñez,
con las lágrimas a punto de brotar,
que se quedaban prendidas de los ojos,
redondas como perlas de cristal…
Nuestros llantos amargos también,
igual que los de ahora, pero más ligeros,
como los chaparrones del verano
que durando un instante, salía el sol
apenas terminado,en la sonrisa.

Todavía siento palpitándome
y saltándome en el corazón
las alegrías y penas
de aquellos tiempos, que quizá
marcaron con espinas y flores
a la mujer envejecida que soy,
y que sigue recordando
a la pequeña niña de aquel verso,
que como yo entonces,
tampoco quería llegar a mujer.

PRIMER AMOR

Venías en mis sueños de siempre,
hollando en la noche mi soledad,
estrechando mis manos,
fundiendo la nostalgia
de los días grises, monótonos
que iban sucediéndome.
Me arrancabas el amargo gesto
de la decepción, llenabas
de florecillas frescas, menudas
mis recuerdos de niña solitaria.
Y yo te esperaba, noche a noche,
guardando la sonrisa iluminada
del primer beso aquel,
que no me diste,
prisionero de amor
en tu mirada.

SER VIEJA

No me importa ser vieja,
me gusta serlo, los años
no me pesan, sólo quizás las cosas
de las que me arrepiento,
pero ya es tarde para volver atrás
y quitar la cizaña,
que mermó la cosecha.

Mis arrugas son huellas del trabajo
y el sufrimiento, que curtieron
mi cuerpo como lo hizo también
el sol y el aire. Pero todo ha sido
para llegar a la serena orilla
de la vejez, donde los pájaros anidan
como en los árboles añosos y altos.

Por eso me siento bien así, mejor
que cuando era solamente joven,
porque ahora reuno en mí
la niñez, la juventud, la madurez
y esta vejez que viene a suavizar
todas mis asperezas con una sonrisa,
reflejando las pequeñas flores
del ayer regadas con lágrimas,
que siguen orillando mis recuerdos
y aroman hoy mi diario acontecer.

EL TESORO

No estoy ya
para absurdas letanías,
ni rezos estériles,
ni para buscar el beneplácito
de los demás, ni para seguir
de las aguas, removidas
o mansas, la corriente.
Anhelo nadar, nadar
con todo el brío y la esperanza,
por este mar inmenso de la vida
en busca del tesoro
que escondiste, para que solamnte
lo encontraran los luchadores,
portadores del Santo Grial,
vencedores del ángel
de la muerte.

SINRAZÓN

Me iré sin pena y sin gloria,
calladamente sola, ajena
y extraña, sintiéndome
más cercana de los pájaros
y de los árboles, más cerca
de los seres irracionales,
que de la preconizada razón
de los hombres.

ES POSIBLE

Es posible que muera
con el canto en los labios,
con una amanecida caracola
en el pecho, que guarde
los albores de mis primeros
años y conserve el latido
de mi corazón roto.

Es posible que muera
con las alas truncadas,
que no supieron nunca
encontrar en el aire
el camino del vuelo.

Es posible, si,
que mi cuerpo sea,
quizás, más mio entonces,
desmembrado y disuelto
por la tierra, cernido
de gusanos ya y sin nombre.

MILAGRO

Estoy quizá volviendo,
volviendo de mi corazón vacío
a reencontrar las cosas,
a recobrar el tacto de los dedos,
la palabra olvidada, que de pronto
nos recuerda que fuímos
en otro tiempo un poco más felices,
siendo niños tal vez,
cuando teníamos el corazón
como una golondrina, prisionera
en el pecho, palpitándonos.

No se si vengo o si me voy
desde la infancia renaciendo…
Todo parece nuevo otra vez
bajo este cielo claro
que descubro de pronto,
como un milagro  que he llevado
puesto sin darme cuenta
año tras año.

CANCIÓN

Vienes aún,
quizá la enredadera
ha vuelto a florecer…
Esta la tierra todavía
esperando la generosa lluvia.

Pasan los tiempos, pasan así,
deprisa, mientras van dejando
la semilla en el surco,
porque vuelva a nacer
la primavera y el corazón
me florezca cantando.

A.Conde

Anuncios

Entry filed under: General.

CON OJOS DE PARUCHY LOS ANGELES Y PARUCHY

2 comentarios Add your own

  • 1. Joselu  |  mayo 22, 2009 en 5:21 pm

    Estamos haciendo un homenaje a Mario Benedetti en un wiki creado para ello. Tú participaste en el recordatorio de Ángel González y nos ha parecido que igualmente quieras colaborar. El wiki, por si quieres visitarlo está en HOMENAJE A MARIO BENEDETTI. Será un placer para nosotros contar con tu participación. Un abrazo.

    Responder
    • 2. Amparo  |  mayo 27, 2009 en 2:02 pm

      Gracias por tu correo y permitir que intervenga en vuestro homenaje. Siempre he sentido admiracin por Mario Benedetti. Escoj para mi intervencin un pequeo poema de una antologa que tengo, porque como no manejo muy bien Internet, me resultaba ms sencillo. Mi amiga Angus, es quien lo ha grabado y os lo enva. Pero aunque necesito una pequea ayuda, podis contar conmigo siempre. Gracias.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mayo 2009
L M X J V S D
« Abr   Jul »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Entradas recientes

Visitas

  • 9,009 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: