Archive for diciembre, 2009

FELICES FIESTAS

APARTADO DE GUILLERMINA

Querida Guillermina. Empezando ya el mes de Diciembre, vamos a remontar la tristeza del mes pasado, que siempre nos trae a la memoria el recuerdo de los seres ausentes más queridos y, que ya son tantos, que casi no puedo contarlos. Pero es ley de la vida que nos vayamos todos, poco a poco…Un gran amigo mío, médico, al que recordaré siempre, me decía- Amparo, lo único que hace falta para morir, es estar vivo- y tenía toda la razón. También murió bastante joven.
Pues sí, Amparo y sólo esa circunstancia tan magnífica de estar vivos, nos hace falta también para evolucionar y llegar a descubrir todos los misterios y maravillas que encierra la vida, tan insondable y multidimensional como el universo, como nosotros mismos, y a la que sólo nosotros le ponemos límite, porque nos aterra lo desconocido, por eso  nos limitamos a lo cercano, a lo que podemos ver y tocar…¿Recuerdas todos tus sueños?…Pues, bien, ellos son también parte de esa vida que desconocemos y que no tiene fronteras, ni límites. tú aún tienes  miedo y por eso no avanzas en ese terreno, pero el día que quieras te puedo enseñar a volar, como tu lorita, ten en cuenta que soy esa parte de ti, que se desdobla cuando sueñas…
Ya lo sé, Guillermina… Recuerdo una noche en la que me sentí por primera vez, fuera de mi cuerpo. Fue algo super-extraordinario…Me fui volando desde el balcón de mi casa, por toda la calle S. Vicente, que siendo la misma, parecía completamente diferente, y di la vuelta por la avenida del Oeste, hasta llegar a la esquina de Garrigues…Pensé ir a la casa de mi hija muy cerca de allí, pero tuve miedo de no volver a mi cuerpo y, al sentirlo, volví a él. Ha sido la experiencia más extraordinaria de mi vida, y quizá la más feliz porque me sentía llena de energía y podía ver con una luminosa claridad,  que emanaba de todo cuanto me rodeaba…Fue inolvidable, la sensación más gratificante que he tenido en la vida. Después han sido momentos más breves, a causa de mi temor y mi falta de experiencia, pero lo conseguiré con un poco de constancia y empeño.
Me parece estupendo porque así cuando nos vayamos de verdad, conoceremos un poco mejor aquel mundo, que estando en nosotros, apenas conocemos…Ahora hay muchos libros que te dan indicaciones más claras, y te empujan un poco al despertar de la consciencia y a averiguar de una vez por todas, que somos realmente y si seguimos alguna trayectoria esencial en la evolución, como seres humanos, o formas múltiples de la energía, o espíritu que nos da vida a todos, sea lo que sea, sin mitos ni manipuladores. Porque al final tendremos que averiguarlo por nosotros mismos, sin tener en cuenta los cielos, ni los infiernos programados por los que quieren controlarlo todo y, ese Todo, que sí existe realmente, es el Gran Misterio que nos envuelve y comprende,  hasta a la más pequeña criatura de este planeta…

También quería contarte de Comanchito, un pequeño periquito, que le regalé hace tiempo a una de mis amigas, pero como a ella no le gustan los pájaros y tiene idea de irse a una Residencia, me lo ha devuelto. La verdad es que después de la lorita nuestra, ya no quería más pájaros, pero al final pensando que no es justo, que ande el animalito de aquí para allá, sin que le quieran, he decidido quedarme con él… Como no tenía nombre le he puesto Comanchito, porque tienen unas plumas amarillas escondidas en la cola como los indios comanches. Enseguida se ha aprendido su nombre y habla muchísimo repitiendo todos los ruidos de aquella casa, algunos curiosísimos, como una campanita de un concurso, que seguramente oían allí. Ahora está aprendiendo a decir Paruchy y como yo le canto también como a mi lorita, acabará cantando… Es listísimo, también ladra como un perro. Y aunque nunca podrá sustituir a  nuestra lorita nos acompañara como ella, en nuestras solitarias tardes, este invierno. Así, queda pues, Comanchito como final de este año y, principio del que  tenemos  a la vuelta de la esquina. Con esta experiencia he aprendido que no se debe de regalar un animalito a nadie, por que es un ser vivo que tiene derecho a ser tratado bien, y no como un objeto, que no siente, ni padece. Como siempre he dibujado varias felicitaciones para dar a los amigos, y pondré también aquí alguna para vosotros, amigos internautas, con mi más ferviente deseo de amor, paz y felicidad, y algún poema sobre la Navidad que encuentre por mis cuadernos…Un abrazo multidimensional e Internet-minable de vuestras amigas.
     Amparo, Guillermina y Paruchy

 

NAVIDAD GITANA
Este poema lo escribí hace bastante tiempo, pero hoy puede aplicarse a la Navidad palestina, afgana,  iraquí, judía o de cualquier país atormentado por las guerras o el hambre. Porque todos ellos tienen derecho a nacer, vivir, y a ser felices en este planeta…

La navidad gitana,
tiene aire de llanto
y grito de campana.
Sin pesebre ni establo,
pero con churumbeles,
con hambre y esperanza.
Sus manos cabrilean
por todas las esquinas,
donde pasan las gentes
que apenas si les miran.
Una virgen gitana
hay para cada esquina,
y un niño que bien pudo
ser Jesús, arropado
en el suelo en la única
cuna de asfalto que posee…
la moneda brillante de la luna,
deja en la mano helada
de otra madre inocente,
el milagro de un beso.
Y una estrella detiene
su andadura celeste
sobre el niño gitano,
que regalos no tiene,
porque en verdad no existen
los tres Magos de Oriente.

NAVIDAD

Ha nacido el amor…
Que repiquen a gloria
las campanas.
Ha nacido un poema.
un árbol, una flor,
o un pájaro en su nido
en cualquier rama.
Que repiquen a gloria
las campanas
y no lloren sólo
por el dolor cuando
un hombre se marcha.
Que repiquen siempre
que nace un niño,
y sea Navidad
en cualquier casa…

A. Conde

diciembre 23, 2009 at 7:03 pm Deja un comentario


diciembre 2009
L M X J V S D
« Oct   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Entradas recientes

Visitas

  • 8,940 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/