Archive for julio, 2010

COMANCHITO

APARTADO DE GUILLERMINA

COMANCHITO
Querida Guillermina. Estaba preparando dos libros de poemas para ponerlos en el Blog, pero ha ocurrido algo muy doloroso y aunque me entristece recordarlo, tengo que compartirlo contigo…Ya no tenemos a nuestro Comanchito con nosotras. Como un ladrón, vino una noche la muerte por él, quizás por la ventana que le dejé abierta por el calor, o una araña traidora que encontramos en la habitación… No sé, me lo encontré por la mañana, encogidito en una esquina de la jaula, como si fuera huyendo de su perseguidor y sangre ,su sangre por todas partes de la jaula…No sé si el nombre que le puse haya influido, quizás en su final, por haber tenido una muerte tan extraña e incomprensible. He pasado una angustiosa semana pensando en lo que pudo acabar con mi precioso periquito. Cuando le cogí aún estaba blando y caliente… ¿Qué es lo que pudo desangrarlo…? Estoy muy triste porque me costó al principio decidir si me quedaba o no, con él, pero pensé que no era justo rechazarlo y le había tomado cariño, porque además era un periquito increíblemente listo y hablador. Decía su nombre, ladraba como un perro, cantaba como un gorrión, como un grillo, imitaba el teléfono, la campanita de un concurso, y no se olvidó nunca del nombre de mi amiga. El de Paruchy sólo lo decía de vez en cuando…? ¿Qué voy a hacer sin él, Guillermina…?

Pues conformarte, querida Amparo, como te pasó con la lorita. Claro que hemos tenido a Comanchito para consolarnos con su parloteo y sus muchas habilidades, pero teníamos que vivir esta nueva experiencia, para aprender quizás a irnos despidiendo de los seres y las cosas que nos rodean, poco a poco, porque no vamos a vivir siempre… Tus amigas Romana y Emilia vinieron a animarte y, tu amigo Joaquín, te envió su Portugal en un correo para que viajaras por su precioso país… Qué más puedes pedir. Tu hijo estuvo contigo y te llevó al Saler, para dejar a Comanchito con los pájaros y los grillos que imitaba tan bien…Vamos Amparo, tienes el regalo de un nuevo cuaderno donde escribir, que te compró  Estrella, con dos preciosos loritos en la portada que pueden representar ahora a la lorita y al periquito, que simbólicamente van a acompañarte cuando escribes y, ahora estarán aquí, en este blog, para siempre con nosotras…

Tienes razón Guillermina. No podemos pedirle a la vida más de lo que nos da. He penado ir a visitar a mi amiga, porque con la devolución del periquito, andaba un poco confusa, achacándole a ella las patitas enfermas de Comanchito, por no haberle cuidado bien… Y, conmigo, que le cuidaba tanto ha sufrido esta muerte tan injusta y cruel… Así, que estaba tan enfadada conmigo que no me podía soportar. Y he llegado a la conclusión de que todo tiene su razón de ser y, que no hay que culparse uno, ni culpar tampoco a nadie, si no aceptar las cosas simplemente como son, aunque no sean como queremos nosotros.

En fin, Amparo, que tendremos que remontar este escollo como siempre, codo con codo, ahora más solas… Comanchito era ese toque de atención que necesitábamos para vivir cada momento y no estar tan perdidas en lucubraciones de ayeres y mañanas… él nos hacía volver al momento presente, a la realidad tan mágica que a veces nos perdemos, por estar ausentes… Así, que le dedicaremos alguno de tus poemas porque nunca le olvidaremos… Y, quizás su alma, como la de nuestra lorita, aún esté con nosotras…

COMANCHITO

Trato de asir el vuelo
de tu sombra y decirte,
todas aquellas dulces
palabras cariñosas que,
quizás distraída no te dije.
Pero te quiero, sabes,
te nombro sin palabras,
te dedico mis versos
invisibles, llenos de luz,
de intangibles canciones
alegres y felices,
como siempre,,, y, te dejo
al fin libre, Comanchito.

Qué viento te llevó,
qué ramalazo oscuro,
tendió la zarpa, qué
noche en su silente
sodomía, dejó tu jaula
hueca y sin latido…
La esperanza sin ti
se ha convertido
en un paraje extraño,
por donde a tientas voy
escuchando tu nombre,
y el eco de tu canto…
Comanchito, resonando
en el aire y, en mi corazón.

Decídmelo por favor,
como me quito esta pena…
Entró por una ventana
por la noche, traicionera
como un ladrón, a llevarse
un pedacito de sol,
un rayo de luna nueva,
el color de mi esperanza…
Decídmelo por favor
como me quito esta pena,
pequeñita y afilada,
que tendré ya para siempre
clavada en el corazón…

Con tres claveles blancos
guardamos tu silencio y,
el verdor irisado
de mi esperanza…
Bajo un árbol añoso
con arrullo de pájaros,
junto al mar y,
libre al fin… salvado.

Acorde con mi voz,
va vuestro silencio.
La callada respuesta
quizás, de lo que fue
real, ahora tan sólo
convertido en un sueño
feliz o dolorido,
en el aire flotando…
Tal vez de lo que fue,
de lo que pudo ser,
de lo que ha sido
sin que nada, ni nadie
consiguiese cambiarlo…                      

Los recuerdos me quedan
solamente, como pájaros
cautivos también, acompañando
mi cansado corazón,
mis horas solitarias,
de resplandores mágicos,
de revolar de alas
y de cantos, tan imposibles
de olvidar, después
de tanto amarlos…       

A. Conde

Anuncios

julio 15, 2010 at 4:15 pm Deja un comentario


julio 2010
L M X J V S D
« May   Ago »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Entradas recientes

Visitas

  • 8,983 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/