UN MUCHACHO DICE

agosto 6, 2010 at 4:06 pm Deja un comentario

APARTADO DE GUILLERMINA

“Estoy cansado de todo” Esta frase la decía un joven por la calle, ayer, a las tres de la madrugada…Iba solo, por la acera frente a mi balcón, en él que buscando el aire fresco de la noche, me encontraba  yo preguntándome, a ¿dónde iría aquel joven de caminar ausente, perdiéndose por la calle solitaria?…Y me quedé en suspenso al oírle decir esas palabras, que parecían una contestación a mi pregunta silenciosa… Un muchacho, en plena juventud, que le dice a la noche… Estoy cansado de todo. ¿Qué te parece, Guillermina?

Pues me parece fatal, Amparo, pero quizás hoy haya más jóvenes viejos, que viejos jóvenes, como nosotras, que por dentro seguimos conservando la ilusionada impronta de la juventud, porque no hemos agotado la energía en experiencias demoledoras que hacen envejecer prematuramente…

Tienes razón Guillermina, por eso, casi sin darnos cuenta nos ha sorprendido la vejez con el alma joven todavía, capaz de soñar y crear ese mundo mágico, tan particular de la infancia, que no quisimos nunca abandonar del todo, a pesar del tiempo y de los años que hemos cumplido.

Pero…¿Qué es el tiempo, Amparo? Existe realmente el tiempo. En un reportaje hace unos días hablaban, de que el espacio y el tiempo se unen y se modifican, influyendo de una forma misteriosa el uno en el otro…

Yo creo Guillermina, que si nos liberásemos del tiempo, entraríamos en la conciencia eterna del Cosmos, o de Dios y seríamos inmortales… Esta noche estamos muy filosóficas, y todo por un joven que está cansado de todo.

Pero las dos pensamos, Amparo, que ese Todo que él no puede prevenir ni abarcar, quizás le esté esperando en cualquier esquina del tiempo, ilusionadamente mágico y maravilloso, si al fin levanta los ojos y el corazón, hacia las estrellas, y es capaz de ver dentro de sí mismo la grandeza de estar vivo, y participar en este, proceloso a veces y otros magnífico, viaje de la vida.

Y le decimos, que apenas ha empezado a caminar por el mundo y que en nuestro viaje hacia el infinito, está es sólo una etapa, en la que tenemos que aprender y evolucionar, llegando al máximo de nuestra consciencia, para darnos cuenta de que somos nosotros los que estamos creando este mundo, que nos disgusta, con nuestros pensamientos, acciones y palabras. Y que por lo tanto podemos cambiarlo, siendo auténticos, y estando presentes en cada momento que vivimos…

A ese estado, Amparo, se le suele llamar a caballo del viento, que es precisamente el vivir, siempre el momento presente, sin quedarse rezagado recordando el pasado, ni adelantarse en el futuro, porque  en ninguno de ellos, podemos intervenir y, si podemos cambiar el momento que estamos viviendo y que dejamos pasar sin darnos cuenta, que es el único que tenemos… Y eso nos pasa a todos, por eso el mundo anda tan descarrilado como nosotros. Después le echamos la culpa  al destino, a las circunstancias adversas, y una tras otra vamos perdiendo la oportunidad de recorrer de forma auténtica y consciente este importante camino de nuestra propia vida…

Si Guillermina a mi también me pasa, pero estoy haciendo lo posible por corregirme, consultando la brújula del corazón más frecuentemente, porque el corazón siempre está pendiente de ese momento clave, y yo creo que es el único guía que puede ayudarnos a estar siempre presentes, a él no se le escapa ni un minuto, como tampoco se le escapa al corzo que corre por la pradera, al árbol cuando respira, al pájaro cuando vuela. Nosotros somos los que andamos sin saber a veces, ni siquiera por donde, en busca de nuestras ambiciones y recordando nuestros fracasos, sin darnos la posibilidad de vivir. Por eso recordamos pocos momentos realmente felices, que son precisamente en los que fuimos plenamente conscientes del momento que estábamos viviendo…

Y ya está bien de rollo, Amparo, le deseamos al joven de anoche toda la suerte del mundo, y que al fin encuentre su caballo del viento…su momento y lo viva siempre, porque tan sólo así, podrá percibir lo mágico y precioso de la vida. Y sin más por hoy, doy paso a tu poema.

A UN MICHACHO

Un muchacho viajero
de la noche, decía,
que estaba cansado de todo…
Y yo que le escuchaba desde
un balcón cercano… le digo
que despierte, abriendo bien
los ojos, como cuando era niño,
y encontrará lo extraordinaria
que es la realidad, la que no
estamos inventando
cada uno de nosotros
con nuestras lucubraciones,
la que se nos pierde cada
momento que dejamos pasar,
sin ser conscientes
de la gran aventura
de estar vivos…

                 A. Conde

Anuncios

Entry filed under: apartado de guillermina.

SOLEDADES SUPERVIVENCIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


agosto 2010
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entradas recientes

Visitas

  • 8,924 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: