CHAPEAU

mayo 8, 2011 at 6:21 pm Deja un comentario

APARTADO DE GUILLERMINA

 Otra vez estoy contigo, Guillermina, como siempre vengo a contarte las cosas que me ocurren… aunque tengo muchas para contarte, iré haciéndolo, poco a poco, ya que todas juntas sería demasiado largo. Hoy quiero dedicarle todo tu espacio a un gran amigo que falleció el pasado verano… se llamaba José Albi y desde mi modesta opinión, uno de los mejores poetas de nuestro siglo… Acudí a un homenaje que le hicieron, hace poco sin saber que había muerto y allí me enteré de ello, esto me produjo una gran impresión porque le apreciaba y admiraba mucho, como escritor y como persona,porque era grande en si mismo, sin vanagloriarse de ello en su humilde y sincera humanidad, en su forma de escribir, haciéndonos partícipes de su mundo mágico y maravilloso…

Debido a la fuerte impresión que me llevé aquel día, empecé a escribirle unos poemas, llevada por el sentimiento profundo que me ha producido su muerte y he pensado compartir contigo y con nuestros amigos internautas estos 15 poemas que le dedico a mi querido amigo con todo el amor y la ternura que me inspiran sus versos…

 CHAPEAU

En francés se dice ¡chapeau¡
Una sola palabra, que según
parece, lo expresa todo…
Hoy quisiera encontrar
en esta lengua nuestra, algo
parecido y, no lo encuentro…
el poder reunir en una sola
palabra la admiración,
el reconocimiento, el lauro
y el aplauso de todo el mundo,.
para ofrecértelo
como un sombrero.

NADA IMPORTA…
lo único, tú, ausente…
Las voces, las palabras
que trataban de emularte,
no cuentan, ni tampoco
las pálidas imágenes,
que creían recuperar
las siglas de tu nombre…
Sólo tú… ausente, sólo
el vuelo de un pájaro
cruzando la frontera
insalvable de la muerte…
Tú sólo en tus poemas,
vivo para siempre…

 
DE REPENTE, te has ido.
El día que pensaba íbamos
a encontrarnos, irradiando
palabras en tu nombre, acabaría
tristemente huérfano, porque
tú no estarías allí… pero
quizá escuchabas en las voces
ajenas, trasnochadas, rotas,
apenas el eco inaudible de tu voz,
como el canto de un pájaro
aleteando, balbuciendo el pálido
reflejo en que tu nombre
alado, fugitivo, escapaba lejano
en la furtiva esfera de la tarde…

CERNIDO DE PALABRAS
volabas como un pájaro más,
un pájaro sin sombra, casi aire,
nube que se disuelve
para llover sobre la tierra
y, fecundarla en el amor,
la poesía, la palabra…
Así eras tú, poeta del amor
y de los pájaros, del sueño
y de la nada, o de la eternidad,
donde nos llevan tus palabras,
palomas de la paz, eternizándonos…
Tu nombre, tu canción, son el milagro.

TE QUIERO, sí, ya sé
que es una utopía decirlo ahora,
ahora precisamente que te has ido
de esta tierra, que nos sigue
anulando, poco a poco, sangrando
siempre por las viejas heridas
del tiempo, de los años cumplidos,
que nos alejan a los unos, de los otros.
Tú y yo, apenas compartimos
algún recital, alguno de tus libro,.
tus transcendentes versos apiñados,
en las tardes vacías del olvido…
Ahora te recordamos, esperando
que te alces de pronto vivo,
 radiante, de tus propias
palabras, alrededor de nosotros,
los que seguimos recordándote…

TE CANTABA la vida,
te cantaban las cosas,
la mesa , el pan, en pájaro,
la tristeza, las sombras del camino,
la chicharra, la piedra , el río,
la música del árbol… todo por ti
era canto. A través de tu voz,
nos arropabas como a un niño
la madre, como a un pájaro el nido.
Todo era en ti canción,
aire que te envolvía eternizándote,
eternizándonos en tu canto
inmortal y entrañable…
Como la voz de un niño,
 era tu canción… inacabable.

ME VOY de ti a mis cosas,
abro páginas lentas de la vida,
juego a soñar, te canto y, me sonríes
desde tus libros, donde imprimiste
las cosas más pequeñas, las más grandes,
porque todos jugásemos contigo
a estar vivos siempre,
porque después de idos, sólo
queda una ilusión quizás, un
desperdicio de las horas vividas,
de los días que perdimos, inútiles,
soñando, recorriendo las heridas,
del tiempo , de los años… Amigo,
amigo de la luz recorro tus palabras
que me llenan de pájaros los aleros
del alma, esos pájaros tuyos increados
aleteando mudos, pero ciertos, ahora
más vivos que nunca en un eterno
vuelo sobre todos nosotros,
 más allá de ti mismo
y de los páramos desiertos
de este mundo…

COMO GOTAS DE AGUA
regresan mis palabras
al río de las tuyas…
Me hermana tu silencio,
enamorada reclino mi cabeza
sobre uno de tus libros
abierto a la nostalgia…
Yo te creía todavía vivo y,
lo sigo creyendo…
En cada página, en cada
pájaro no creado todavía
navegas inmortal, como
los seres elegidos, más allá
de la muerte y de los siglos
que  aún han de seguir recordando
tu nombre, tu canto redivivo…

DIALOGO con tus pájaros,
porque son los mismos que
me persiguieron cuando de niña
jugaba por los parques
entre amapolas y madreselvas.
Por eso me recreo en tus versos,
en tus pájaros que escapan
cuando abro uno de tus libros
y, me hundo en sus páginas
como en un río verde azul,
de tiernos juncos
y de álamos…

POCA COSA soy,
muy poca cosa para alcanzar
tu altura… ya ves que no levanto
mi cansada estructura, ni siquiera
para alcanzar un  árbol, ni una sola, bajita
de sus ramas, pero desde mi oscuro
hacer, desdibujado y solitario,
te recuerdo y reclamo del mundo
para ti, el gran lauro para ceñir
tus versos con laureles dorados,
siemprevivas, amapolas y…
con todas las alas de tus pájaros,
para que vuelen por el mundo.

EL PRINCIPIO Y EL FIN,
la duda y la respuesta a todo…
En tus versos reúnes la vastedad
del infinito, lo creado y no creado
todavía… Los pájaros revuelan,
tus versos son sus alas
alrededor de ti, de nosotros,
acunando la etérea realidad
que vivimos, más allá de la muerte
y del olvido, con tus pájaros…
 

ACARICIO TU NOMBRE
lo pronuncio despacio, bajito,
silabeándolo, que no me lo oiga
nadie, sólo tú, amigo, porque
todos los poetas lo somos
en el alma, en el corazón,
en las palabras…Yo no sé
siquiera si lo soy, acaso no llegue,
ni a la suela de tus zapatos…
Pero cuando leo tus versos,
siento como si fuesen alas,
como si fuesen aire y pudiera
también volar en ellos…

DESPUÉS de leer tus poemas,
los míos no me valen,
como si entre los tuyos
quedasen enredadas
todas las palabras, de la
forma que quedan enjaulados
los pájaros y, no pudiera
 usarlas ya nadie para escribir
más versos que los tuyos,
como si todas juntas, cuando
te fuiste, hubiesen
emigrado contigo…

TE DIBUJAN tus versos,
 apenas te retratan, aunque
intentan llegarte a la altura
del alma… porque se es grande
sin querer, creciendo hacia la luz,
amando como tú, volando
como un pájaro… como
ÍCARO en ti resucitando…

ME INSPIRAS,  las palabras,
los versos… voy flotando
en los tuyos por los parques
dorados de la infancia,
me renuevas el corazón
cantando… MAESTRO de la luz
y te reclamo para que sigas
vivo para siempre,
en el etéreo arrullo
de los pájaros…

 

Anuncios

Entry filed under: General.

CUENTO COSAS QUE PASAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mayo 2011
L M X J V S D
« Ene   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Entradas recientes

Visitas

  • 8,960 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: