COSAS QUE PASAN

julio 5, 2011 at 2:54 pm Deja un comentario

APARTADO DE GUILLERMINA

No sé porque me relaja escribirte, nombrarte es ya conectar con una amiga secreta que desde niña me dictaba palabras y  palabras con las que, más tarde empecé a escribir poemas, creo que si no te hubiese tenido desde siempre conmigo, no hubiera soportado esta realidad tan prosaica que vivimos, aunque cada uno la viva a su manera y, por eso mismo recurro siempre a ti. Están pasando tantas cosas preocupantes que necesito compartirlas contigo… Qué decirte de todo lo que ha pasado en Japón, tan estremecedor, que ha sacudido a todo el mundo, haciéndonos ver que de un solo movimiento de la tierra, podemos desaparecer a miles, sin que de nosotros quede ni el más mínimo rastro de haber existido, de que estuvimos aquí luchando y peleando por cualquier bagatela de este mundo, perdiéndonos la verdadera esencia de vivir, sin saborear cada instante, como si fuera el último… Nuestro humilde y silencioso homenaje a todos aquellos que han desaparecido en la inmensidad del espacio sin dejar huella siquiera de su existencia, nuestro amor para cubrir el hueco que han dejado y que nadie podrá ocupar de nuevo… Los que tenemos la suerte de vivir, deberíamos reflexionar y buscar remedio a todos estos desastres, en vez de inventar nuevas guerras en los países del petróleo y buscar energías menos peligrosas para las futuras generaciones, que no dañen el planeta…
Si Amparo estoy completamente de acuerdo contigo, porque si investigaran a fondo el origen de estos grandes desastres naturales, quizás encontraran que no son tan  naturales y que el hombre los está provocando con sus experimentos de bombas y otros artilugios, queriendo llegar a las estrellas cuando todavía no conocemos a fondo el planeta que habitamos, destruyéndolo cuando viene bien a  los intereses de los gobernantes de ciertos países… Esto sólo ha sido un toque de atención, para que el mundo despierte y sientan que lo que ha ocurrido en el Japón y más tarde en Lorca, puede suceder en cualquier parte de la tierra y, que nos afecta a todos, porque estamos poniendo en peligro su equilibrio y seguridad, cualquier guerra afecta a la tierra, que está viva y siente el vandalismo y la crueldad de los hombres con sus congéneres, la tala de sus bosques, incendiados intencionadamente, para fomentar sus negocios…
No me hables de los árboles Guillermina, tan necesarios para el aire, la lluvia, que sujetan la tierra, que la cuidan y aman mucho más que nosotros… A veces pienso que son los ángeles que velan por la vida de la tierra, porque sin ellos acabará convirtiéndose en un desierto, tan desierto como los corazones de los hombres…Y ahora te contaré lo mejor… Verás de todo esto creo que está naciendo un despertar de las conciencias. La gente descontenta por muchísimas más cosas, que sería muy largo enumerar, se esta empezando a reunir en las plazas, en las calles, protestando por esa desigualdad, cada vez más evidente… Porque nunca hasta ahora ha habido tantos millonarios, y por supuesto tantos pobres…Y, ya se sabe, los bancos por en medio y no digamos de la bolsa, esa bolsa que sube y baja a capricho de unos pocos super-millonarisimos que manejan el mundo a distancia y sin peligro de salpicarse y que, con la excusa de la ECONOMÍA, se embolsan todo el dinero y arruinan al país que no les resulta simpático con la mayor frescura, robándole si es preciso. Por eso aquello de “La bolsa o la vida” con toda la sin razón del mundo.
Sería estupendo, Amparo que algún día averiguasen quién tiene la llave que abre y cierra lo de la bolsa…Crees que si lo fuéramos preguntando por el mundo, podríamos encontrarlo…
Creo que no Guillermina, no creo que lo sepa nadie…
Y si se lo preguntásemos al PENTÁGONO ese tan célebre, donde se cuece todo. A lo mejor allí si que lo saben…
Bueno Guillermina, vamos a dejarlo aquí. Lo bueno es que la gente empieza a moverse y quizás sea el principio de la EVOLUCIÓN, no de una revolución, porque revoluciones ha habido ya muchas y, no han resulto el problema de la bolsa, ni de la desigualdad… Voy a buscar por ahí algún poema que nos venga al pelo y lo ponemos.. . Un gran abrazo a todos los de las plazas y que no se quedan en sólo la plaza, que tomen el mundo que también es de todos… Y mucha suerte. Amparo y Guillermina.
Estos poemas los escribí en el 1985 más o menos, pero me parece que le caen bien hoy  a nuestra reflexión…
¿QUE PODEMOS HACER
para arreglar el mundo,
carpintero…? ¿Qué podemos hacer,
fontanero, maestro, deportista,
político, delincuente, mendigo,
soldado, ingeniero, empresario,
terrorista, judio, moro, cristiano,
hormiga, perro, pájaro…?
A todos sin ninguna excepción,
os pido una respuesta…
hasta a los soñadores
donde se mezclan niños
con poetas… Es urgente,
muy urgente encontrar
la avería del agua,
la saciedad del hambre,
la causa de las guerras,
el fallo del andamio,
las goteras del cielo
y las manchas del sol…
Y el caso es que si todos,
codo a codo, buscáramos,
hallaríamos pronto,
estoy segura,
la total solución…

PORQUE,
yo pienso que sí
que hay solución
para todos los problemas,
que están ahí, detrás de nosotros
y, que les volvemos la espalda,
precisamente, porque
no queremos verlos…
Es más cómodo disfrutar
de las cosas de la vida
que resolverlas,
que darnos la vuelta
y enfrentarnos de una vez
con ellas… Y es que, amigos,
dar la cara cuesta tanto,
como feflexionar de verdad
sobre quienes somos  en realidad
nosotros, los que nos creemos
buenas personas, en nuestro
vegetar anodino de plantas
o de tábanos… Y, aún ellos
son mejores, por no poder
quizás ser otra cosa y,
nosotros sí…Resulta duro,
ya sé que resulta duro
reconocer que no queremos
en realidad solucionar nada
y, que hablamos por hablar
y porque pase un rato,
de ese tiempo perdido
en castillos de inútiles palabras,
que luego cantan los poetas
y repiten los niños…
como el “A la limón, a la limón,
la torre se ha caído…

PORQUE…
¿Quién reparte los papeles
en este tinglado de la vida?
¿Cuándo empieza la farsa
o finaliza la función?
¿Quién hace de bueno o de malo,
conscientemente…?
¿Hay quizá un empresario,
un director anónimo
que tira de los hilos
del que mata, del que sufre,
del que ríe y es feliz,
del que se muere de hambre,
del que invierte su forma
de mujer o de hombre…?
¿Quién es el responsable?
¿Quién levanta el telón?
¿Quién hace sonar la campana?
¿Dónde está el que dirige la orquesta?
¿Y la batuta del director
señalando a los que desafinan?
¿Por qué no podemos cantar
y tocar todos juntos sin equivocarnos?
¿Quién falla en este gran espectáculo
de la vida… los músicos,
porque no aprendemos la lección,
o éste increíble Maestro,
que nos deja en libertad,
para que cada uno,
toque y cante lo que quiera…?
¿Por qué nadie responde
a nuestras preguntas y,
sigue la humanidad en este
desconcierto siempre y,
sepamos quizás sólo al morirnos,
si dimos, o no la nota acertada,
que esperaba de nosotros
el GRAN MAESTRO de los títeres…?

EMPIEZO a dudar,
si el ser poeta es un castigo
o una recompensa, si esto
de llevar siempre las palabras,
a punto de brotar como las flores,
como serpientes enroscadas
y amargas en la garganta,
ahogándonos a veces,
o repicando alegres como
campanas…Y después
que la gente diga que estamos
locos por ser quizá un poco
diferentes… No sé si es un castigo,
esta blanca corona de jazmines,
con la que me despierto,
y que de noche encuentro
convertida en guijarros
donde apoyar la frente…
Y me tocó tan sólo
la voz cantante de juglar
en esta lotería de la vida,
simplemente… donde lo mismo
toca, una cojera, un vicio,
la ceguera, el talento,
el dolor, la alegría.. Y ser pobre,
o ser rico, y ser guapo o ser feo,
y ser o no poeta, es cuestión
de la suerte… Por eso escribir
versos es a veces tan triste,
porque con las palabras
no se remedian tantas injusticias.

Y he aquí, Guillermina, mis dudas respecto a ese Dios que preconizan, a la exacta medida de los hombres,tan injusto y cruel como ellos mismos al que pueden manipular a su gusto o disgusto, para justificar el racismo, la intolerancia e incluso las guerras, que son el mayor terrorismo del mundo. ..Yo prefiero creer en el espíritu que alienta en la naturaleza, y por supuesto en la humanidad, que nos abarca a todos los seres de la tierra por igual, donde el hecho de nacer es atributo del derecho a vivir, en la paz, la solidaridad, la comprensión, el amor, el respeto, la honestidad, que son los atributos de la bondad fundamental, que suponemos tendrá Dios, un Dios de todos los seres vivientes del planeta, que nos compenetra a todos sin nunguna exepción, porque somos la múltiple manifestación de su ser. Por lo que, como el cuerpo nuestro enferma, ante el dolor de cualquiera de sus miembros…ÉL también sentirá el dolor por todos nosotros,hasta por los más pequeños e insignificantes…
También pienso como tú, Amparo, porque la verdad es que un Dios partidista, sectario y discriminatorio, tan a la medida de los hombres, no podrá representar en el mundo nunca la verdadera esencia de Dios…
Y, aquí lo dejamos, porque cada cual expresa a su manera la esperanza de un mundo mejor…y, por último una multitudimensional pregunta…¿Quién creó a quién… Dios al hombre… o el hombre a Dios.? A. C y, G

Anuncios

Entry filed under: apartado de guillermina.

CHAPEAU RÉMORAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


julio 2011
L M X J V S D
« May   Sep »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Entradas recientes

Visitas

  • 9,009 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: