OSCURAS TRANSPARENCIAS

mayo 16, 2012 at 6:48 pm Deja un comentario

RADIOGRAFÍA POÉTICA

Imagen

OSCURAS TRANSPARENCIAS 1985

Este libro lo escribí en el 1985 y me parece oportuno ponerlo precisamente ahora, antes del que estoy escribiendo en la actualidad porque abarcan ambos, temas parecidos, más bien filosóficos y puede ser un anticipo de lo que escribiré más adelante, cuando dé fin al que estoy terminando. El libro consta de unos 85 poemas de los que pondré una selección.

EL SOL
El sol de la verdad
nos alumbra un instante,
un momento de luz
en la noche sombría
de este oscuro vivir,
sin saber hasta cuando
ni hasta donde.

EL DÍA
No podrás hilvanar
las palabras menudas,
los instantes precisos
que relevan el sueño,
ni penetrar la aurora
que en la noche germina
sembrando en la materia
el milagro del día.
No podrás desprenderte
de la forma intangible
de las cosas, de la predestinada
poesía que describe
el momento presente,
sin mano que recorra
los encontrados versos
de este breve momento
de la vida…

EXILIO
Guardé para el recuerdo
las penetradas horas,
los momentos sin prisa detenidos,
porque fueran pasando
lentamente, dejando
entre mis versos el polen
intangible de su aroma.
Y, los fui destilando,
poco a poco,
como si se tratase
del licor renacido
de los dioses,
para saborearlo después,
en el exilio de mi vida
consciente, en un poema.

JARDÍN
Cercano a la sonrisa
sembraría este verso,
con la leve semilla
del amor que me mueve.
Con la breve andadura
de sus letras, plantaría
metáforas en todos los balcones
y en todas las ventanas entornadas
maceteros de rojos claveles,
reventones. Parecería el mundo
un jardín imprevisto, donde
anidaran otra vez los pájaros
y rieran los niños…
Y, quizá el sol, atónito,
se olvidara esa noche
de quedarse dormido.

COPLA
En la mañana azul,
blanca y serena,
bordeada de sol,
he colgado mi pena
porque se vuelva pronto
alegre y tierna, y adorne
mi ventana como una flor.

VELETA
Y, continuo siendo
con los sentidos en la finita
capacidad del cuerpo,
mi propio juez,
mi único testigo,
el reloj implacable
de la espera,
la pálida secuencia,
irremediablemente solitaria
de la vida, sin más vuelo
que el trazo de un poema
y , la absurda veleta
que gira tras del viento
del espíritu interno
que la habita,

PALABRAS
A veces vienen todas juntas,
confundidas, apretadas de luz
como relámpagos
que quisieran romperme
la garganta…
Y, todo mi silencio
se desborda en gritos de gaviotas.
Y, no encuentro la forma
de ordenarlas, para que vuelen
solas, una a una, y os trasmitan
el aire de la llama,
de esta embriagada luz
que me transmuta
en esencia causal
de la palabra.

PAZ
Y la humildad que cuelga
en la pared tranquila de mi casa
me infunde paz, me lleva la palabra
como se lleva el agua hasta la boca,
y se bebe despacio la ternura,
porque dure más tiempo
que la ausencia.
Me recojo en la sombra
de las cuatro paredes,
de la almohada capaz
de sujetar mi pensamiento
y, enciendo la consciencia…
Me detengo en la serena orilla
de los días, que lentamente
mi cuerpo embalsaman,
como la madreselva perfuma
el aire y la esencia en el aire
se derrama… y, el aire
recoge, gota a gota,
la lluvia indefinible
de las lágrimas.

MILAGRO
Ha ocurrido un milagro.
Porque yo sólo recogí
una pequeña piedra del camino,
una piedra pequeña, redonda y áspera
en la que tropezaba mi destino.
Me costó mucho conservarla,
a punto estuve siempre
de arrojarla después por los ríos,
que me ofrecían riberas amplias
de juncos estremecidos…
Por las trampas oscuras de la vida,
a los perros que me ladraban,
a las tormentas, a los abismos,
a los días de soledad y de silencio,
para romper con gritos contenidos
sus muros de cristal, indiferentes.
Para alcanzar al pájaro perdido
de la canción, contra el dolor
que tantas veces me ha sobrecogido.
Y, al enterrar con ella el sueño,
del hombre que más he querido…
encontré en vez de piedra
la estrella acrisolada
de un pequeño diamante,
entre mis dedos sorprendidos.

CONTEMPLACIÓN
Tengo que contemplar
las horas de silencio
y, las indecisiones
de las otras perdidas
en los días que se agrupan
acortando mi vuelo.
Porque el hombre ha nacido
para errar por la faz de la tierra,
solitario y ascético en su fuero,
en el proceso de su iniciación,
hasta encontrar la huella
aluminosa del sol,
en la hermética cripta
de su cuerpo.

IMPENITENCIA
En el fondo tenemos
un desesperanzado pensamiento,
un inmenso vacío. incomprensiblemente
solidario, con el fuego y el aire
que nos mueve a idealizarnos
porque un día tendremos
que encontrarnos con la raíz
del árbol mitológico…
Llevamos la sandalia del ancestro
y, el cielo y el infierno prometido,
Somos pequeñas sombras recortadas
en la inmensa andadura del espacio,
sin fin y sin principio, donde la mente
es sólo movimiento impenitente,
como el fuego arcaico…

VÓRTICE
En busca voy
de la palabra nunca dicha,
del vórtice escondido
donde la nota tenga
la dimensión más honda
del sonido, donde empiece
la lengua a desdoblarse
con ese balbuceo
primerizo que bautizó
de fuego la tierra,
el agua, el aire…
hasta fundir al hombre,
dándole a cada ser
su forma idónea…

GRIAL
Y, no teniendo
más tesoro ni hacienda
que este cuerpo cansado,
que este lazo insoluble
de la vida, lo depongo ante ti,
lo doblego como en la juventud
me fui sin más remedio
doblegando… Y, no teniendo
más que humanidad.
Vengo a cantarte
con la sencilla y quebradiza
voz, del que llegando al límite,
sabe ungir en el óleo
sagrado del Grial,
su cruz de carne.

UNIDAD
Tú eres todo lo que soy
y lo que tengo. Sin ti,
yo no tendría consistencia.
Me creaste…
la eterna aurora de tu ser
germina todo lo que me rodea
y me transciende… Así pues,
nada tengo, nada soy, ni puedo
poseer más palabra ni nombre,
que no empiece y concluya
con el tuyo… Eres grandiosamente
mío y soy finitamente tuya
como grano de arena en el desierto,
o gota que se pierde
en el mar de la vida…
!Oh inmensa magnitud!
Fuerza o deidad
de la consciencia etérea.
Nirvana, Buda, Ala, Dios,
Todo, Nada… Alfa y Omega,
substancia infinita
de la existencia única.

IMAGEN
Yo puedo imaginarme
los misterios del orbe,
los ínfimos corpúsculos
de las guas tranquilas
donde múltiples seres
germinan en silencio,
el aliento iniciatico
del cosmos que habitamos,
la invisible presencia
de tu ser infinito.
No imagino tu rostro
ni el gesto de tus manos,
alas con las que el viento
nos sujeta o nos mueve,
ni podrían imágenes
de pintores o santos
representar tu esencia
incognoscible,
que todo lo contiene.
Yo prefiero mirarte
en la flor entreabierta,
en la nube, el relámpago
y los mares azules,
en la espiga, en el pájaro,
en el árbol y el hombre…
Contemplar las estrellas.
La lluvia indefinible
de millares de esporas
sobre la tierra virgen,
el camino astrológico,
las ondas ancestrales
y el entorno geométrico
de tus obras solemnes
dispersas por el mundo.
No puedo imaginarte,
pero si recrear cada momento,
sintiéndote mi artífice
en el alma y la carne,
donde impreso te llevo,
porque eres la substancia
de los cuatro elementos,
el Alfa y el Omega
de todo cuanto existe.

MAÑANA
Mañana le abriré,
tal vez mañana
le abra al desconsuelo
la ventana,
o a la torpe palabra,
que insidiosa, turba la paz
cobrada del momento.
Pero no ahora
que estoy saboreando
la penetrada esencia
que me embarga.
Déjalo así, quizá otro
día perturbara la luz
el vuelo oscuro de la noche
y, acaso le abra al fin
a ese pájaro mudo
de la última canción
que golpea el cristal
de mi ventana…Pero
hoy no, quizás
mañana…

LA VIDA
Es la vida un camino
en la memoria,
una palabra escrita
en nuestra carne,
un nombre que se inscribe
en el mañana,
una mueca que pudo
llegar a la sonrisa,
un gesto solidario
la hermandad de un poema
nunca escrito,
una ventana
que la noche encierra,
una encendida hoguera,
sin más llama
que la luz inefable
que transmita.

CONCIENCIA
Aquí estamos emplazados.
El mundo es un encuentro
inevitable con el hacer
de hoy y de mañana,
con nacer y morir
que han de empezarse
en el momento justo
del latido…Y, aquí
seguiremos. La vida
perdurable nos separa
o nos une. Entremezclados
vamos y no eludes,
por ignorancia el hecho
en sí marcado por la misma
experiencia interminable,
de la noche y el día
renovándose… ¿Para qué?
No lo sé, pero es tan cierto
como el cielo y la tierra,
que aquí hemos de seguir,
Y, que es ya un hecho
consumado nuestro encuentro
de hoy con la conciencia,
de ser o no, inocentes
o culpables…

POR ELLOS
En esos niños que nos miran,
desde la cuenca oscura
de sus ojos hundidos,
desde la triste anatomía, ínfima
de sus cuerpos esqueléticos,
envejecidos por el hambre
y la miseria de esta humanidad
nuestra en el exilio.
En sus manos abiertas
que mendigan el pan,
en sus rostros sin risas
que vuelven al nido primario
de la tierra, abortados por el vientre
de una madre portadora del hambre
de todos los pueblos…
Por ese mundo perdido, yo os canto,
y os grito con el llanto y las voces
reunidas de todos ellos…
Porque en cada uno,
nos estamos
nosotros también muriendo,
porque también nosotros
somos parte de esta cruenta
humanidad que los pare
y los mata a un mismo tiempo.
!Y no basta mirarlos!
!Y no basta sentirlos!
!Y no basta que lloremos
solamente por ellos.!

CUERVOS
Y seguiréis planeando, hermanos
cuervos, en las guerras
que ha desencadenado el odio,
mientras continúen proyectándose
masacres y arrancando los más tiernos
tallos de la vida… Seguiréis volando
en la noche del mundo, agazapados
en la ambición del hombre,
en su ansia de poder ilimitada.
Os veo en el aborto provocado,
en la risa quebrada
de un asilo de viejos solitarios,
en el mercado de la pasión,
en el vicio, en el lucro del avaro,
en las cloacas panzudas
de la ciudad dormida,
que despide vapores estancados.
Os veo hermanos cuervos,
volar en círculo cada vez
más estrecho y más cerrado,
con el pico voraz y entreabierto…
esperando, esperando,
esperando…

LA HISTORIA
Seguiremos tragándonos
el pan de la miseria
y de la antigua ignorancia
de los pueblos que vuelven
a nacer, que reconstruyen
los exiliados miembros
de la historia… Y,
la historia verídica,
la que no se cuenta
se destapa exhibiéndo
su lepra, su llagada imagen,
clandestina, oculta tras
hazañas guerreras y valientes
que se escriben después…
Y se van renovando
las leyendas, los mitos
ante la realidad,
tan diferente,
del día inexorable
que vivimos…

RAÍZ
Y volviendo a la raíz del mal,
tropezamos de nuevo
con la misma cuestión
del porqué ya no queda
aceite en el candelero,
de si lo hará robado
la lechuza o el cuervo…
Y volvemos a caer
en la ceguera, en la ignorancia
del limitado conocimiento
humano… Mientras la luz
se apaga y, las estrellas
como los hombres,
se siguen convirtiendo
en simples e, inexplicables,
agujeros negros…

QUIZÁ
Quizá estemos llegando
al desaliento, a la palabra
repetida que nos regresa
al círculo, a la noria, al enigma
que hace girar el mundo.
Quizá nos merecemos ese final,
oscuro y anodino de la masa
o, rebaño que nos ha precedido.
Quizá sea normal morir así,
sin razón aparente, sin motivo,
porque tal vez sólo
para morir…nacimos.

NADIE
Tal es ahora el juicio
de la expresión.
Podría desnudar mi calavera,
describir las oscuras
transparencias de mis vísceras.
Por lo demás, todo seguiría igual,
andando o renqueando
simplemente. No basta ya,
no hay solución… el tiempo
lo extermina todo.
No se detiene el río
de la sangre,no pueden
reinventarse los hombres,
los pájaros, los arboles…
Sólo nos van quedando
las palabras. Y, hoy yacen
todas muertas y enterradas
en memoria de nadie…

LA NOCHE
La noche sigilosa
me está enredando el sueño,
me sigue por la delgada
orilla del silencio
y, luego se desliza
por las dormidas calles,
donde sólo las bolsas
de basura destilan
sus hedores, solitarias.
Es el perfil del miedo
lo que asombra los ojos,
lo que nos va empujando
y apaga los faroles,
como la despedida
que redime el suspiro
por almohadas sin sueño.
Y,sigue por las calles
la vida tan despacio,
que puede acristalarse
como el hielo, desnuda.
Mientras llueve la noche
cual si ya no quedase
más risa en las ventanas
que un autobús chirriando.

DESPERTAR
Hay despertares
prontos a la ira.
Hay una amanecida
rebelión de cadáveres
por las calles dormidas,
por las sedientas calles,
amarillas de sol,
y sin embargo oscuras, anodinas.
Hay un desvanecerse en cada hora.
Cada instante que pasa
nos proyecta en la sombra
imprecisa que nos sigue…
Pero, ¿A donde nos lleva
la andadura cansina de la urbe.?
Declina la razón,
la inescrutable luz que
nos difunde en infinitos
prismas, que no pueden
sacarnos de la vida
mortal en que nos hunden.

EXTERIOR
Se me escapa el sentido
y la canción conduce
la letra protestada,
la metáfora elíptica
que vuelve a repetirse.
Se desmorona todo,
la visión deformada
en el fácil engaño
de la televisión.
La cadencia de un grito
que no puede expresarse…
Hierros,, anuncios, sexo.
Todo hiede a costumbre.
Muertos, guerras, paisajes
con árboles, sin árboles,
con pájaros, sin pájaros.
Siempre todo en si mismo,
como si no pudiera
ser ya más existencia,
más tierra,más todavía…
Hombre, más nada
que enfermedad incurable.

Y SIN EMBARGO
Había poesía
más allá de los pálpitos,
de la costumbre amorfa
de los sentidos.
Fluían las palabras,
las blasfemias menudas
que reservadamente se cocían
en cualquier pensamiento.
Pero más tarde, anclada
en las paredes,
quedaba la metáfora,
donde espejos convexos
devolvían las grotescas imágenes.
Y, sin embargo había poesía
también, todavía el sombrero
imprescindible, cubría
la cabeza del académico,
cuando clandestinamente
se escupían tacos
en los ceniceros…Mientras
quedaba el verso condenado
al silencioso mutis
del poeta anodino.

EL ARCO
No quiero recordaros
las horas transparentes,
ni las salpicaduras
que ensucian los rincones.
Quiero la nube limpia
purificadamente destructora,
que libera la célula
desgarrada del trueno.
Y seguir en la honda
que atraviesa los vientos,
buscando el astrológico camino
donde comienza el círculo
y, el sentido geométrico
de las constelaciones,
en el arco infinito
que han trazado los dioses.

VENTANAS
Y, son ventanas los ojos
por donde el hombre se asoma,
por donde el amor y el odio
entremezclados se muestran.
Por donde se asoma el miedo
y se pierde la inocencia.
Y se reflejan los árboles, los pájaros
y, el río contenido de la sangre
donde germina la vida.
Son ventanas entreabiertas
a la luz, ventanas
que han de cerrarse también
cuando la muerte nos llegue,
quizás sin haber hallado
nadie que se asome a ellas,
nadie que tras de ellas quede.

REVELACIÓN
Tendremos que trepar
por el silencio,
por el hilo invisible
que tejieron los dioses antiguos,
por el conocimiento de la verdad,
despojando de niebla
los caminos del miedo,
los ancestrales mitos
que, en herencia nos legaron
los muertos. Tendremos
que limpiar nuestros ojos,
nuestras almas, nuestros
cuerpos. Romper las ataduras,
de lo falso. de los disfraces,
más o menos nuevos
y, sorprender al zorro
o al estúpido, que gira
hacia el gobierno de la plata
y el oro, cuando ha perdido
en vano la sonrisa, en el cero
y la culpa de si mismo…
e imitar al ladrón
que consiguió robar
la luz del candelero,
para encender la antorcha
que releva los sueños.

PAN
Espigaremos todos
después de la cosecha,
cuando el trigo haya sido molido
en la matriz de la memoria,
y no le quede al hombre
más esperanza,
que la de hallar la esencia
de sí mismo, la levadura
exacta del sacrificio
y el pan de la vigilia…
Todos tendremos que gavillar,
que preparar la molienda necesaria,
la masa fermentada que cocimos,
día a día. Porque todos
tendremos que atravesar el fuego,
y llegar a la gloria de ser pan,
alimentando a dioses,
o a mendigos…

ÁNIMA
Y, mi ánima, seguirá cantando,
cantará hasta ese día
que estrenará la muerte
y, aún después, en el aire
donde sombras estériles
recobrarán la vida
transmutando el silencio.
Y, cantará mi lengua,
y, cantarán mis huesos
y, cantará mi sangre
con la voz de la tierra
eternas certidumbres,
milenarios reflejos
en la cuenca dormida
de mis ojos inmóviles…
Y seguirá en el aire
la esencia recobrada
de la canción,
liberado el espíritu
en la alquimia del sueño.

ESPIGA
No, no busquéis
títulos ni diplomas,
ni preceptos, ni dogmas.
Mis poemas son libres
y sencillos, vagabundos del aire
que no sabe de barrotes,
ni de grillos. No encontraréis
en ellos la argamasa medida
del estudio y la forma
convenida por los doctos
poetas académicos
que remedan la historia.
Mi sino es el humilde
y anodino de la espiga molida
y trabajada en el duro molino
de la vida, que se conforma
en alcanzar un día la gloria
de ser pan de ser pan,
que saciar pueda
el hambre del mendigo.

VUELO
Y no dejo de ser
un reducto pequeño,
una pobre extensión
que apenas muestra
el rayo de la luz
que lleva dentro
Y no dejo de ser
vapor sólo del fuego
en que me abraso,
resplandor de una hoguera
que se apaga.
Y no dejo de ser
sólo palabra, sólo gota
de agua permanente
que destila la esencia
de mi alma.
Y no puedo alcanzar
el alto vuelo, hilvanando
con versos, la frágil
estructura de mis alas.

CAMINO
Buscando tu camino
rodeo las tinieblas
que me envuelven.
Y, no encuentro resquicio,
ni puerta, ni ventana
para llegar a ti,
que me persigues.
Encendiste en mi cuerpo
la penetrada llama
que en la noche me guía,
y el sonido inefable
de tu nombre, permanece
escondido en mi garganta.
Mi corazón se expande
como un río por el mercurio
vivo de la sangre,
y sigo dando vueltas
sin encontrar el único
sendero que me lleve
hasta ti, de mi propia
materia transmutándome.

LA CLAVE
Y las palabras quedan
quietas entre los labios,
sin que pueda revelarlas
el sonido, ronco y atravesado
de la voz, o el idioma conocido.
Descifrar el enigma
es el camino árido del hombre,
que ha de viajar desnudo
de la materia tosca de su carne,
para alcanzar la antorcha
que encender pueda
el fuego del Olimpo,
donde fragua Vulcano
la eterna inconsistencia
de los dioses…

CAMPANADAS
Hiere la luna
con reflejo afilado la orilla
amanecida de los sueños.
Desvelados paisajes
alertan el insomnio,
donde múltiples ojos
estelares vigilan en la noche.
Tan sólo las campanadas
de un reloj van doblando,
lentamente las horas
en infinitos pliegues.

CALLAD
Callad, ruidos nocturnos,
que ha estrenado la noche
ya el silencio…
No interrumpáis el sueño
del que yace dormido,
porque sólo los muertos
vuelven equidistantes,
al mundo en que vivieron,
porque sólo renacen
los que no comprendieron,
que es un sueño la vida
del que el hombre,
comienza a despertarse.

ANTORCHA
Quiero esta noche
en que la vela guardo
por todos los que sufren
en la tierra, la humildad
del mendigo,
el cayado del hambre,
la entereza del árbol,
la inacabada espera
de los días precisos
a la muerte, la luz
equidistante de los sueños,
la antorcha de los grandes
maestros primitivos,
para encender el alba
en cada pensamiento,
sellando, una por una,
las frentes de los hombres.

UN SÓLO DIOS
Si todas las raíces se enlazaran
como hermanadas huestes.
Si todos los idiomas se mezclasen
en una sola lengua y, hubiera
una moneda solamente,
para comprar la tierra sin promesas
y, como el sol, la humanidad
tendiese a la unidad en vez
de separarse… Si todos
los caminos condujeran
a la hermanada paz del horizonte
y cantaran los pájaros
y los hombres una sola canción,
como la torre que no ha llegado
nunca a edificarse…
Quizá alcanzar pudiéramos
la estatura infinita de un solo Dios,
con todos nuestros dioses.

TORRES
Torres del homenaje,
yo pondría en todos
los continentes de este mundo.
Torres blancas, herméticas
que homenajearan a los hombres,
vivos y muertos de la tierra,
cantos para el espíritu
que los uniera en un aliento único,
desarraigando todo concepto,
religión, gobierno que divida
o enfrente a las naciones…
Torres, torres altas,
babilónicas torres imponentes
que alcanzaran la luz
en el celeste ombligo
del universo,
hasta llegar al sol
de cada hombre.

CANTERA
Cantera existencial
de la palabra
que empieza a desangrarte
brotando con la sangre
de tus venas abiertas a la luz,
con la presencia apenas intuida
de la fugaz consciencia que te invade.
Ir apartando piedras,
rebotando en creídas falsedades
que han encerrado al hombre
en la apariencia frágil de su cuerpo,
de su mortal materia vulnerable,
alimento de trasgos
y de estrellas…

LOS PÁJAROS
Quizás no exista todavía
el lenguaje acertado,
la palabra redonda
que la otra dimensión alcance.
Apenas nuestros torpes balbuceos
se confunden y aprietan
en las sombras. Nadie escucha,
como si este parlotear absurdo
diera vueltas y, vueltas,
cual el rum, rum
inquieto de la mosca,
que espantamos a veces,
de nuestras vidas hueras…
Escuchad a los pájaros,
ellos quizás tienen la clave,
la armonía perfecta
para alcanzar la cumbre,
donde la luz
se funde en una sola nota.

CANCIÓN
Y, queda el verso
frente al papel vacío…
Una página más
en blanco de la vida,
donde escribir la aurora,
donde la mano traza
la andadura del hombre,
que lucha por describir
la oscura verdad intuida.
Y la esencia de la canción
se pierde, hasta alcanzar
el trino inteligible de los pájaros,
que disuelve en el aire
la vibración precisa…
Mientras sigue el poeta,
inútilmente, buscando
la metáfora o la rima.

AUSENCIAS
Quizá sólo sentimos
la ausencia necesaria
para alcanzar la luz,
la tiniebla precisa
para vivir el miedo
de un instante,
la consistencia breve
de la carne que proyecta,
sólo la equivalencia
del espíritu…
Pero es circunstancial
quedar paralizado
en el ambiguo umbral
del pensamiento.
Las sombras nos invaden
y hay que volver
al círculo de fuego
donde encontrar la luz,
donde el hombre comienza
a deificarse, sin la estructura
frágil de los huesos…

LA MONEDA
Yo moriré sangrando,
desangrándome por la torpe
palabra aprisionada,
la que duele decir
cuando nos brota del labio,
o de la herida…
Yo he vivido buscando
la redondez del verbo,
la metáfora, el poema
inédito que unificara
la dualidad intuida
de la cara y la cruz,
de esta falsa moneda
de la vida, que
ha de justificarnos.

SORTILEGIO
Compuesta para el sueño,
para la soledad,
para encontrar quizá,
la noche preconcebida,
la oscura transparencia
la palabra que no puede decirnos
nada que no sepamos todavía…
Así enhebrando sigo la tristeza,
apenas dibujando la sonrisa
pasajera en el labio que nos huye.
No puedo decir más
por esta noche
en que doblando voy
la presencia del día…
mañana volveré, desencantada
ya del sortilegio,
a la oscura semblanza
que apenas llegará a la poesía,
del momento que pasa
y me diluye…

QUIZÁS
Quizás se salve aún
la azul mirada
de cuando era niña,
la sonrisa de aquella
madrugada, la lágrima
guardada en el bolsillo.
Quizás aún,
no haya borrado el tiempo
los días necesarios al olvido,
para seguir viviendo
Quizás el sueño seguirá
cristalizando imágenes
en la cuenca vacía
de mis párpados,
aún después del silencio.
Porque nada comienza,
ni se acaba todavía,
muriendo…

Anuncios

Entry filed under: Mis libros.

FELICES FIESTAS INCENDIOS A LA CARTA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


mayo 2012
L M X J V S D
« Dic   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Entradas recientes

Visitas

  • 8,924 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/

A %d blogueros les gusta esto: