Posts filed under ‘General’

A MI HERMANA LILU

APARTADO DE GUILLERMINA

Noviembre nos trae siempre el recuerdo de los que se fueron…Ya son tantos, Guillermina, que tenemos más seres queridos en el otro mundo que en éste. Por eso sueño más con ellos que con los vivos.
Tu espacio hoy se lo dedico a todos ellos, pero muy especialmente a una de mis hermanas, con la que más compartí mi vida, mis hijos y mis avatares. Al quedarse viuda vino a nuestra casa y convivió con nosotros hasta su muerte… Así pues, quiero compartir con ella también este espacio tan nuestro, como en la vida las penas y alegrías.
Fue aquel un periodo difícil, para las dos, murió también nuestra madre, después mi esposo y… por último ella. Aún con algunos años de diferencia, fueron marcando nuestras vidas de hondos e irreparables vacíos, tan difíciles de superar, hasta quedarme sola con mis hijos, adolescentes todavía estudiando. Pero sobreviví pese a todos los avatares y a su memoria dedico  éste rincón, que me sirve tantas veces de refugio y compañía en mi andadura por Internet, donde siempre estás esperándome tú…Guillermina. Menos mal que te has acordado de mi… Creí que te habías olvidado de que yo estoy desde siempre contigo, que nunca estarás sola del todo y que cuando nos vayamos lo haremos juntas… Así que adelante con los faroles, que sabes enciendo en ti, cuando los demás te fallan y, bienvenida tu hermana Lilu, con nosotras, a la que Paruchy recuerda casi como a una madre.


TU IMAGEN

En tus ojos veo la distancia,
en tu boca la amargura…
La soledad te abarca como
la sombra en la que te reclinas.
La incomprensión quizás,
fue enhebrando tus días,
desmadejando el tiempo…
Ahora sólo nos queda
tu imagen nítida
en un cliché pequeño,
que atestigua que eres
tan cierta como entonces,
cuando precisa e insoslayable,
acompañaste la cotidianeidad
de nuestras vidas…

ENSAYANDO A MORIR 1988

Este libro escrito en aquella época, se lo dedico también  a  mi hermana Lilu, pues fue para mi, por circunstancias adversas que me anulaban, como un ensayo de la muerte.

RITMO

Al borde de la vida
o de la muerte estamos,
pisando la escalada
de este círculo elíptico
sin posible salida.
Pues vivir o morir
siempre es lo mismo,
apenas más arriba,
apenas más abajo
en idéntico ritmo…

LA HERIDA

La vida en sí
es un cúmulo de cosas,
bien hechas unas, las menos
y, otras profundamente erróneas…
Y, hay que saber hallar
la esencia de la rosa
también en las espinas,
fieles perros guardianes,
porque la verdad encuentre
sólo aquel, que comprenda
y ansíe, la ardiente luz
de su tremenda herida luminosa.

PASILLOS

Pasillos largos
para pisar sin ruido,
para pasar despacio
en silencio, mascullando
palabras inaudibles.
Pasillos largos para la ausencia,
para la incertidumbre,
para el cansancio, de la vejez,
cuando pisamos la huella
trasnochada del insomnio…
Pasillos donde la distancia
se eterniza, pasillos
para el desasimiento,
sin puertas para la huída
de uno mismo.

PARQUE

El pájaro que canta,
el árbol, el triste jardín que
posee un sello inconfundible
de soledad, distante…
Podría ser un parque cualquiera
en otro sitio, pero aquí tiene
una melancolía indescriptible.
Los que se van y los que vienen
la perciben y, aquellos
que no pueden recuperarse
para sobrevivir, y quedan presos
en el difícil y agobiante yugo
que los va consumiendo
lentamente…

RUMOR

La tarde parece de septiembre,
los árboles más grises, nublado
el día, húmedo el aire
recordando la lluvia,
el olor de la tierra mojada
en los jardines, el césped
que me roza al andar
sobre mis pasos repetidos y,
esa tristeza que preconiza
no se que jornadas apretando
mis manos, latiendo en los
pasillos solitarios del Hospital,
donde no sé que espero,
pues el milagro a veces no responde
a la incierta medida del deseo…
Y, afuera está la noche, percibiéndose
un oculto rumor, quizá las alas
de un corazón enfermo, aferrado
a su escaso latir, inútilmente…

VENTANA ABIERTA

Al borde de la vida
la azucena, la blanca flor
de la verdad rayando
la bisectriz del alba…
Oro y luz de la triste mañana
alumbrando el resquicio
de la ventana abierta,
que nos va despertando
con su leve disfraz de alegría,
sumergiéndose en el lecho
doliente, lamiendo las arrugas
y, esparciendo lunares amarillos
sobre las blancas sábanas,
donde sus viejas manos
se marchitan…

LOS GATOS

Ni siquiera los gatos
son un poco sociables,
se esconden recelosos,
ni ofreciéndoles carne
o pescado, acuden.
Se pasean ajenos
a tanta pesadumbre,
estirando sus cuerpos
al sol, indiferentes.
Nos vamos sin amigos,
tristes y solitarias,
como ha tiempo vinimos,
con sólo algún paciente
amable que saluda, o las visitas
con las que compartimos
las horas del insomnio,
cuando nos tropezábamos
en los largos paseos de velas
y plantones por salas y pasillos.
Sólo unos cuantos pájaros
nos cantan y sus agudos trinos
parecen lamentarse,
contagiados también
de tanta pesadumbre.

NOCTURNO

Duermen todos, se respira
el silencio, parpadean las luces,
el gotear de la fuente  marca
el ritmo impreciso de las horas,
se  refleja la luna en el estanque.
Hallarme aquí, en este Hospital
más parece una alucinación,
siendo sólo real este momento
en aparente paz, como si fuese
un remanso perdido en medio
de la noche, donde ningún vestigio
de dolor se siente… Sólo el silencio,
el grillo y, el gotear tranquilo
de la fuente…

INSTANTE

Dejada así la mano,
despegada del cuerpo,
en silencio la voz,
casi alcanzada ya
la dimensión del rayo
en la mirada, abiertas
las pupilas a la luz…
Pero un instante, apenas
un suspiro solamente,
para volver después
de haber tenido la libertad
del pájaro, a la cárcel estrecha
del corazón humano, que prosigue
latiendo enceguecido…

SILENCIO

Era un largo silencio,
sabia a sol, a sangre
agrito contenido. y le miré
las manos vacías, colgantes
como dos ramas viejas,
llenas de longitudes
estrechando el latido…
Así quedamos, caído el cuerpo
y desamado, sólo un tronco
que trae a la memoria
el haber sido mucho antes,
niebla solamente, vértigo
de un suspiro, camino
de una lágrima del corazón
a la pupila como lluvia
ligera, recorrido.

INESPERADAMENTE

Te fuiste yendo, poco a poco
de las cosas, despegándote
apenas de ti misma, desamándote,
con la precisa hoja para el vuelo.
No querías marchar y te aferrabas
a esa partida rama que se iba
desgajando lentamente…
Por eso te arrancaron
una tranquila tarde de verano
sin dolor, a punto ya la rama
de secarse, inesperadamente.

LAMENTO

Latirán en el pulso las cadenas
latirán, latirán hasta romperse,
como rasga el relámpago la noche
y, la rosa es hiriente en las espinas…
Por salvarse quizás
de la mano inclemente
que la siega.

 
SUEÑO

Dormir toda la vida
para vivir la muerte,
para sentir  más cerca
la ausencia de las cosas,
cuando se queda el tacto,
lejos de las abiertas manos
cruzadas, suplicantes…
Mientras ruedan los ojos
hacia la luz y, puedan
los párpados, abiertos
a la verdad suprema,
cerrarse para siempre…

LA MUERTE

Cuando pasa la muerte
deja un profundo hueco,
donde sólo el silencio
puede suplir la ausencia.
Hay un aliento inmóvil
cerrando las ventanas,
sosteniendo las manos
que se pierden, los ojos
suplicantes que se hunden,
asolándonos…
Cuando pasa la muerte,
se quedan con su duelo
los rincones, las paredes acechan
alargándose, destrenzando
las sombras, haciendo cucuruchos
con el miedo que hace girar
de pronto las cabezas, erizando
los pasos, resumiéndolos,
apagándolos para siempre.

CAMINO

A veces no regresa uno
del todo, quedamos rezagados
sin ganas de marchar, ni de llegar
tampoco a ningún sitio,
como si no existiera la distancia
y fuera al mismo tiempo
el antes y el ahora
sin que vendrá después,
equidistante todo de nosotros.
Y así a medio camino entre ir
o venir, sin más presencia
que la tranquila noche solitaria,
recordando tal vez que sólo
vamos o venimos, porque
en ello no existe diferencia…

PÁLPITO

Nada es más importante
ni tu , ni yo salvamos
el instante… Está marcado
el ritmo, no podemos evadirlo,
ni alcanzar la distancia,
esa ínfima distancia
inaprensible que separa
la vida de la muerte,
tu pálpito del mío…

PAZ

Sendero de la paz
es esta amalgamada sinfonía
que empieza a despertarme.
Cantan los pájaros y lentamente
nos invade la luz, entreabriendo
las sombras de la noche,
rompiendo la quietud
en hilos intangibles de tristeza.

SOLEDAD

Ha llegado el momento
de quedarme sola,
de conocer la verdad
y ver que he ido poblando
el silencio de canciones,
sin hallar ni tan siquiera,
como respuesta, el eco
de una contestación…
Por eso he de recoger
las palabras que dije
y, cantar aleluyas solamente
para el largo camino
de la muerte, porque la vida
es sólo una ilusión…

A. Conde Gamazo

 

noviembre 1, 2011 at 2:36 pm Deja un comentario

CHAPEAU

APARTADO DE GUILLERMINA

 Otra vez estoy contigo, Guillermina, como siempre vengo a contarte las cosas que me ocurren… aunque tengo muchas para contarte, iré haciéndolo, poco a poco, ya que todas juntas sería demasiado largo. Hoy quiero dedicarle todo tu espacio a un gran amigo que falleció el pasado verano… se llamaba José Albi y desde mi modesta opinión, uno de los mejores poetas de nuestro siglo… Acudí a un homenaje que le hicieron, hace poco sin saber que había muerto y allí me enteré de ello, esto me produjo una gran impresión porque le apreciaba y admiraba mucho, como escritor y como persona,porque era grande en si mismo, sin vanagloriarse de ello en su humilde y sincera humanidad, en su forma de escribir, haciéndonos partícipes de su mundo mágico y maravilloso…

Debido a la fuerte impresión que me llevé aquel día, empecé a escribirle unos poemas, llevada por el sentimiento profundo que me ha producido su muerte y he pensado compartir contigo y con nuestros amigos internautas estos 15 poemas que le dedico a mi querido amigo con todo el amor y la ternura que me inspiran sus versos…

 CHAPEAU

En francés se dice ¡chapeau¡
Una sola palabra, que según
parece, lo expresa todo…
Hoy quisiera encontrar
en esta lengua nuestra, algo
parecido y, no lo encuentro…
el poder reunir en una sola
palabra la admiración,
el reconocimiento, el lauro
y el aplauso de todo el mundo,.
para ofrecértelo
como un sombrero.

NADA IMPORTA…
lo único, tú, ausente…
Las voces, las palabras
que trataban de emularte,
no cuentan, ni tampoco
las pálidas imágenes,
que creían recuperar
las siglas de tu nombre…
Sólo tú… ausente, sólo
el vuelo de un pájaro
cruzando la frontera
insalvable de la muerte…
Tú sólo en tus poemas,
vivo para siempre…

 
DE REPENTE, te has ido.
El día que pensaba íbamos
a encontrarnos, irradiando
palabras en tu nombre, acabaría
tristemente huérfano, porque
tú no estarías allí… pero
quizá escuchabas en las voces
ajenas, trasnochadas, rotas,
apenas el eco inaudible de tu voz,
como el canto de un pájaro
aleteando, balbuciendo el pálido
reflejo en que tu nombre
alado, fugitivo, escapaba lejano
en la furtiva esfera de la tarde…

CERNIDO DE PALABRAS
volabas como un pájaro más,
un pájaro sin sombra, casi aire,
nube que se disuelve
para llover sobre la tierra
y, fecundarla en el amor,
la poesía, la palabra…
Así eras tú, poeta del amor
y de los pájaros, del sueño
y de la nada, o de la eternidad,
donde nos llevan tus palabras,
palomas de la paz, eternizándonos…
Tu nombre, tu canción, son el milagro.

TE QUIERO, sí, ya sé
que es una utopía decirlo ahora,
ahora precisamente que te has ido
de esta tierra, que nos sigue
anulando, poco a poco, sangrando
siempre por las viejas heridas
del tiempo, de los años cumplidos,
que nos alejan a los unos, de los otros.
Tú y yo, apenas compartimos
algún recital, alguno de tus libro,.
tus transcendentes versos apiñados,
en las tardes vacías del olvido…
Ahora te recordamos, esperando
que te alces de pronto vivo,
 radiante, de tus propias
palabras, alrededor de nosotros,
los que seguimos recordándote…

TE CANTABA la vida,
te cantaban las cosas,
la mesa , el pan, en pájaro,
la tristeza, las sombras del camino,
la chicharra, la piedra , el río,
la música del árbol… todo por ti
era canto. A través de tu voz,
nos arropabas como a un niño
la madre, como a un pájaro el nido.
Todo era en ti canción,
aire que te envolvía eternizándote,
eternizándonos en tu canto
inmortal y entrañable…
Como la voz de un niño,
 era tu canción… inacabable.

ME VOY de ti a mis cosas,
abro páginas lentas de la vida,
juego a soñar, te canto y, me sonríes
desde tus libros, donde imprimiste
las cosas más pequeñas, las más grandes,
porque todos jugásemos contigo
a estar vivos siempre,
porque después de idos, sólo
queda una ilusión quizás, un
desperdicio de las horas vividas,
de los días que perdimos, inútiles,
soñando, recorriendo las heridas,
del tiempo , de los años… Amigo,
amigo de la luz recorro tus palabras
que me llenan de pájaros los aleros
del alma, esos pájaros tuyos increados
aleteando mudos, pero ciertos, ahora
más vivos que nunca en un eterno
vuelo sobre todos nosotros,
 más allá de ti mismo
y de los páramos desiertos
de este mundo…

COMO GOTAS DE AGUA
regresan mis palabras
al río de las tuyas…
Me hermana tu silencio,
enamorada reclino mi cabeza
sobre uno de tus libros
abierto a la nostalgia…
Yo te creía todavía vivo y,
lo sigo creyendo…
En cada página, en cada
pájaro no creado todavía
navegas inmortal, como
los seres elegidos, más allá
de la muerte y de los siglos
que  aún han de seguir recordando
tu nombre, tu canto redivivo…

DIALOGO con tus pájaros,
porque son los mismos que
me persiguieron cuando de niña
jugaba por los parques
entre amapolas y madreselvas.
Por eso me recreo en tus versos,
en tus pájaros que escapan
cuando abro uno de tus libros
y, me hundo en sus páginas
como en un río verde azul,
de tiernos juncos
y de álamos…

POCA COSA soy,
muy poca cosa para alcanzar
tu altura… ya ves que no levanto
mi cansada estructura, ni siquiera
para alcanzar un  árbol, ni una sola, bajita
de sus ramas, pero desde mi oscuro
hacer, desdibujado y solitario,
te recuerdo y reclamo del mundo
para ti, el gran lauro para ceñir
tus versos con laureles dorados,
siemprevivas, amapolas y…
con todas las alas de tus pájaros,
para que vuelen por el mundo.

EL PRINCIPIO Y EL FIN,
la duda y la respuesta a todo…
En tus versos reúnes la vastedad
del infinito, lo creado y no creado
todavía… Los pájaros revuelan,
tus versos son sus alas
alrededor de ti, de nosotros,
acunando la etérea realidad
que vivimos, más allá de la muerte
y del olvido, con tus pájaros…
 

ACARICIO TU NOMBRE
lo pronuncio despacio, bajito,
silabeándolo, que no me lo oiga
nadie, sólo tú, amigo, porque
todos los poetas lo somos
en el alma, en el corazón,
en las palabras…Yo no sé
siquiera si lo soy, acaso no llegue,
ni a la suela de tus zapatos…
Pero cuando leo tus versos,
siento como si fuesen alas,
como si fuesen aire y pudiera
también volar en ellos…

DESPUÉS de leer tus poemas,
los míos no me valen,
como si entre los tuyos
quedasen enredadas
todas las palabras, de la
forma que quedan enjaulados
los pájaros y, no pudiera
 usarlas ya nadie para escribir
más versos que los tuyos,
como si todas juntas, cuando
te fuiste, hubiesen
emigrado contigo…

TE DIBUJAN tus versos,
 apenas te retratan, aunque
intentan llegarte a la altura
del alma… porque se es grande
sin querer, creciendo hacia la luz,
amando como tú, volando
como un pájaro… como
ÍCARO en ti resucitando…

ME INSPIRAS,  las palabras,
los versos… voy flotando
en los tuyos por los parques
dorados de la infancia,
me renuevas el corazón
cantando… MAESTRO de la luz
y te reclamo para que sigas
vivo para siempre,
en el etéreo arrullo
de los pájaros…

 

mayo 8, 2011 at 6:21 pm Deja un comentario

FELICIDADES

APARTADO DE GUILLERMINA

Como todos los años, aquí estamos Guillermina, Amparo y Paruchy, para desearos, amigos Internautas, lo mejor… que la paz y el amor os acompañen a todos en este año que empieza y, que también la fortuna sea compartida por todos y no solamente por unos pocos, a causa de esa Economía que no entiendo… Que la denominada HOJA DE RUTA, sea el amor y la paz en el mundo…Y que sean declarados PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, los niños, las mujeres y los ancianos y la totalidad de la tierra, por todos los hombres, que dirigen el planeta.
Este año empezamos nosotras con un nuevo amigo…Colorín. Este precioso lorito que os pongo en una de mis felicitaciones, para que también nos acompañe en el Blog.
Después de morir el último de mis pajaritos, nos habíamos quedado tristes y solitarias y, más vacía y silenciosa la casa. Mi hija me regaló un cuaderno, que tenía en la portada dos preciosos loritos, para que me animase escribiendo en él. Así me fui enamorando de ellos, hasta que un día me los encontré, al natural y vivos, en una tienda de animalitos. Como os podéis imaginar, no pude resistir la tentación de comprar uno, el que parecía más travieso y alegre… Ya sabe decir su nombre y dar besitos y, es posible que aprenda muchas más cosas, además de cantar como un canario, que seguramente oía en la tienda donde lo compré… Estamos muy contentas con nuestro nuevo amigo Colorín, sobre todo Paruchy, pero no nos olvidamos de Comanchito ni de nuestra lorita porque Colorín nos recuerda con sus gracias a los dos.
Veré de encontrar algún poema sobre estas fiestas para la ocasión y… Felices fiestas para todos este año y, todos los que podamos vivir…Un gran abrazo internet-minable de vuestras amigas. Guillermina Amparo y Paruchy… y un besito de Colorin.

NAVIDAD

Creo que empiezo a estar,
más allá de las palabras,
más allá de los versos y,
del aplauso o beneplácito
de lo externo… Quizá ésta,
no sea la misma celebración
de todos los años… Hoy
siento el nacimiento de dios
en cada uno de nosotros,
buscando la posada
de nuestros corazones,
para seguir naciendo siempre.
Y esto no es un milagro,
si no un hecho cotidiano,
que se repite cuando nace un niño,
cuando nace el sol
sobre la oscuridad de la noche,
una rosa entre espinas,
un pájaro, un lirio, una espiga
que ha de morir, para saciar
el hambre del mundo,
convertida en pan…
Porque la historia puede volver
a comenzar en una semilla,
en un niño, en una canción,
o en nuestros corazones
el amor y la paz.

NAVIDAD FELIZ

Cuando todos hombres
puedan morir de viejos,
celebraremos juntos
la Navidad del mundo.
Cuando duerman auroras,
los niños sonriendo y,
el fantasma del hambre
sea sólo un payaso
que se ríe del miedo.
Cuando todos los niños
puedan seguirlo siendo y,
esperen un regalo,
una canción, un beso.
Cuando todas las guerras
sean de caramelos…
Tú y yo iremos por el mundo,
cantando y, quizás entonces,
encontraremos aquel
milagroso nacimiento, cuyo
camino hoy… no recuerdo.

A VOSOTROS

Os dejaré mis sandalias,
mis gastadas sandalias vacías
y, un etereo zurrón
que llené de canciones
para vosotros… Campanas,
luces, regalos, no tengo.
Sólo la humilde página
que os entrego… Cada
verso, un latido del corazón,
cada lágrima, que vertí
una gota de rocío,
un suspiro de amor…
A. Conde

diciembre 24, 2010 at 12:21 pm Deja un comentario

VERSO A VERSO



RADIOGRAFÍA POÉTICA

VERSO A VERSO – 2006

Este libro también pertenece a cuadernos anteriores. En él se reflejan experiencias y decepciones corrientes en este oficio de las letras. La única satisfacción al rescatar nuestros trabajos de caer en el olvido, es la complicidad generosa de este Blog …El libro consta de 40 poemas  de los que he escogido 22.

HORIZONTE

Poder así rememorar
la vida sin juicio ni castigo,
solazándonos al recorrer
las huellas que dejamos,
afable el corazón,
con un ramo incipiente
de jazmines a punto
de estallar, perfumando
los renglones de la vida,
cuando el sol se despide
de los árboles y los pájaros,
incendiando de luz
el horizonte.

MÁS ALLÁ

Estoy apuntalando un sueño,
no me recuerdes esta realidad
que hoy vivo, su marginada
actualidad presente,
no me la recuerdes.
Voy como de niña
cantando bajo el sol
y la lluvia, Tengo
un inmenso espacio
sin paredes donde
poder soñar, sin críticas
ni aranceles y sin
carné de identidad.
Querido amigo,
no me despiertes,
la realidad no existe
más allá…

REALIDADES

Porque esta generación
actual ha olvidado
el romance, la poesía
de aquella neblina
encantadora que ocultaba
piadosa, la realidad tan cruda
del paisaje con florecillas
tiernas sobre el estercolero
de las ciudades… Pero
en cambio poseen la libertad
sin trabas, ni grillos,
que impidan escoger
la verdad, sin falsedad
ni engaño, quizás
diferente a la de los demás,
cada uno la suya.

PANDORA

Habéis descerrajado
la caja de Pandora,
destapando las heces
y, el fuego nos consume,
despreciando el recuerdo
de los días felices
que vivimos soñando,
en construir un paraíso
nuevo sin serpiente, ni mitos.
Solamente nos queda
el camino del corazón,
para encubrir con un piadoso
velo de ternura, la miseria
de los hombres.

DE DIOSES

Un poco más y acabarán
los dioses perdiendo el equilibrio.
Es preciso mudar,
arrinconar los mitos
inservibles, cuando viene
el desahucio, cuando
se nos acaba el cupo
de la indiferencia y,
la prisa no vale
para alcanzar el fin,
ni echar la culpa
a principios atávicos
de dioses, incapaces
quizás de existir, mientras
sigan los unos  o los otros,
utilizándolos para atormentarse.

(más…)

noviembre 26, 2010 at 8:57 pm Deja un comentario

SUPERVIVENCIAS

SUPERVIVENCIAS – 1985

 

RAIOGRAFÍA POÉTICA

Este libro lo escribí hace algunos años, pero aún  me siento un poco identificada con él, por eso quiero que todos ellos estén aquí, en este blog y, así llegar a los más antiguos, si me da tiempo a incluirlos en la radiografía, que me he propuesto hacer, con todo lo que he escrito durante mi vida.

Este libro consta de 82 poemas, de los que he escogido 25.

SUPERVIVENCIAS

Y en estas simples
supervivencias mías,
donde la luz se pierde
tras el vuelo y la sombra
de mi misma,
no sé si encontrareis
o no, realmente poesía,
si soy o no poeta…
Os canto solamente
desde cualquier rama
de la vida, como
un pájaro más.
mitad en prosa lírica,
desde esta dual condición
mía, indivisiblemente
material y ascética.

CANCIÓN

Y cantaré, cantaré
a las espinas punzantes
que nos elevan desde el ocio,
hasta la cumbre de la consciencia.
Cantaré a la nieve
de las montañas,
a la nube que pudo atravesar
la tierra empapándola.
Y a esa pequeña
y sencilla palabra
que conmovió mi corazón
y me hizo derramar
la primera lágrima…
y escribir
el primer poema.

POEMA

Una estrofa, una sola
para que luego el viento la repita.
Una curva cerrada tan sólo
que resguarde del frío de la vida
este pequeño resplandor,
este tierno latir que se me escapa,
pájaro loco, prisionero
en la jaula de la voz,
que atraviesa sin ruido,
ahogándose de miedo
la garganta,
para morir después
en la desnuda soledad
de una cuartilla…

FELIZ

Feliz el hombre
que emprendido el vuelo,
no vuelve la mirada más
al suelo, ni recorre la vida
tratando de imprimir
o de borrar su huella.
Feliz él que no deja
más recuerdo, que  el aire
de una canción,
más herencia que el grito
de su acendrado amor
sobre la tierra…
Y en generoso surco
abre su corazón
a la belleza, su labio
a la oración, sus ojos
a la luz, su mano al brote
amanecido de la siembra.

(más…)

septiembre 22, 2010 at 2:57 pm Deja un comentario

SONATINA DE POL

APARTADO DE GUILLERMINA

Veras Guillermina, estaba pensando en volver a estudiar aquella sonatina de Clementi, que le gustaba tanto a Polito, aquel perro que tuve en mi juventud, estoy segura que me oirá donde quiera que haya ido, por muy lejos que esté. Te lo voya contar como si fuese un cuento.
Me parece estupendo Amparo, porque en realidad en tu juventud no estábamos demasiado conectadas y no recuerdo mucho de aquel tiempo, así que puedes empezar la historia de Polito.
Un día, tendría unos 20 o 21 años, me trajo un familiar un precioso perrito que apenas si tendría una semana, blanco y negro, con el pelito rizado y mas sedoso que he tocado nunca. Lo crié con biberón y como es natural me seguía a todas partes y se echaba a mis pies cuando tocaba el piano, le encantaba la música, pero muy en particular la sonatina aquella que estudiaba para mi examen. Fue por entonces cuando tuve que hacer un viaje a la Guinea acompañando a mi sobrina, con el fin de reunirse con sus padres, residentes allí. Mi perrito tenía seis meses entonces, había crecido y era muy travieso e inteligente, un cachorro precioso al que recuerdo llevamos al aeropuerto cuando nos fuimos. Yo con mis veintiún años y mi sobrina doce, te puedes imaginar la pareja que hacíamos, además en aquella época creo que fuimos de las primeras casi, en hacer aquel viaje a la Guinea en avión. El viaje nos duró dos días, aterrizando donde se nos acababa el combustible y durmiendo en cabañas donde llegábamos de noche. Pero conocimos a una gran mujer andaluza, que nos cogió bajo su tutela a nosotras dos y a otra joven que iba también sola y se había casado por poderes. El caso es, que con ella de madre adoptiva lo pasamos bien olvidando nuestras penas y mareos. Recuerdo que mi sobrina, aquejada por esa causa, me pedía que nos quedáramos en cualquier sitio donde aterrizaba el avión. Y es que tuvimos de todo, hasta nos pilló un dichoso tornado, que el piloto esquivó afortunadamente, pero los baches eran tan grandes, que a veces no encontrábamos el asiento… A los dos días  llegamos a Bata, con dos quilos de menos, porque como no comíamos casi nada, adelgazamos a kilo por día. A la señora andaluza no la volvimos a ver. Ella se quedó en Bata y nosotros continuamos a Fernando Póo con mis hermanos, que nos estaban esperando en el aeropuerto.  En aquella isla estuve un año, pero en este momento no le viene al cuento recordarlo, sólo que volví a Valencia al morir mi padre. El viaje de regreso lo hice en barco, porque no quería saber nada de aviones y, mi sobrina se quedó con sus padres. También fue accidentado el viaje aquel, no sé porqué se torcía la cuestión cuando iba yo a bordo de lo que fuese. Esa vez nos cogió un gran temporal, que duró lo menos tres o cuatro días y, en un golpe de viento se nos quedó el barco torcido completamente, así que por una ventanilla veíamos sólo cielo, mientras que por la contraria veíamos sólo el mar. Al final llegue a pensar que tendríamos al bajar, una pierna mas corta que otra, porque la verdad es que andábamos todos tan escorados como el mismo barco. Pero Amparo, te has dejado a Polito en el aeropuerto y no sabemos de él. Te estás enrollando tanto que no sé que pensar. Has olvidado, por completo, que me ibas a contar un cuento y, esto parece sólo tu viaje. Tampoco nos has dicho nada de la Guinea.
Veras Guillermina, ten paciencia, ya sé que me estoy haciendo un lío, pero ahora viene mi llegada a Valencia. Después de tan azaroso viaje, que duró veinticuatro días, ya el barco me parecía mi casa, incluso hubiese seguido viajando en él, sin querer llegar a ningún sitio. Creo que en aquella época estuve casi perdida con tantos avatares y disgustos. Ten en cuenta que no te había encontrado todavía Guillermina, por eso creo que no me hubiera importado seguir viajando hasta el infinito… Pero llegue a casa, allí estaban mi madre, mis hermanas y mi perro, mi perro que no me conocía porque había crecido muchísimo y se había convertido en un perro grande y precioso, pero yo era una extraña para él, me huía un poco asustado de que le quisiera acariciar  y, me sentí muy triste. Me puse a deshacer la maleta, me contaban las penas de aquellos días, echaba de menos el barco tan lejos de todo y de todos, tan ajeno e indiferente, tan sin nada que me pusiera triste, y entonces recurrí a mi piano. Mi piano seguía igual que siempre, seguro, tranquilo esperándome tanto tiempo… Entonces me senté y empecé a tocar la sonatina de Clementi y…  ocurrió el  milagro, mi perro que estaba en la cocina con mi madre, vino corriendo, ladrando y se abalanzó sobre mi loco de alegría, porque al fin me había reconocido. Podéis imaginaros mi alegría también y mis lágrimas al recobrar a mi amigo. Desde entonces aquella fue su música preferida, pedía que la tocase siempre y acudía en cuanto me sentía tocarla echándose a mis pies,  como de pequeño, diciéndome tantas cosas y, desde entonces aquella sonatina quedó siempre de enlace entre los dos. No cuento su muerte, lo dejo aquí. Pero puedo decirte que hasta casi su último momento siguió acudiendo a la llamada de la sonatina y, por eso pienso,  que si la tocara de nuevo ahora, acudiría desde el sitio en que esté, seguro que vendría a escucharla y, se apoyaría de nuevo en mis pies…
Vaya Amparo, es lo que siempre te digo, que los animalitos nos dan lecciones a veces, quizá para que nosotros despertemos y sepamos como ellos vivir sin complicarnos ni hacernos difícil el camino, de la forma más sencilla y natural.
Creo que debo de tener algún poema antiguo dedicado a Polito, pero me costaría mucho encontrarlo, así que le hice uno nuevo ayer y, voy a  terminar con él, La sonatina de Pol…

FIEL AMIGO

Aún sigues siendo el guardián
de mis sueños, me ladras todavía,
me acompañas en mi torpe caminar
por la vida, amigo fiel y duradero.
Y desde mi vejez sigo añorando
la calidez de tu mirada, el ladrido
lejano marcando aún el compás
de mis horas solitarias,
porque tú y yo, como antaño,
volveremos a estudiar aquella
sonatina encantadora
que compartimos…
Y así, al caer la noche
venidera, no me sentiré sola
ni perdida, porque tú,
querido amigo, me estarás
esperando como siempre.
Y he de reconocer todavía,
en el viento que me lleve,
tu esperanzador ladrido.
 
A. Conde

febrero 28, 2010 at 9:03 pm Deja un comentario

FELICES FIESTAS

APARTADO DE GUILLERMINA

Querida Guillermina. Empezando ya el mes de Diciembre, vamos a remontar la tristeza del mes pasado, que siempre nos trae a la memoria el recuerdo de los seres ausentes más queridos y, que ya son tantos, que casi no puedo contarlos. Pero es ley de la vida que nos vayamos todos, poco a poco…Un gran amigo mío, médico, al que recordaré siempre, me decía- Amparo, lo único que hace falta para morir, es estar vivo- y tenía toda la razón. También murió bastante joven.
Pues sí, Amparo y sólo esa circunstancia tan magnífica de estar vivos, nos hace falta también para evolucionar y llegar a descubrir todos los misterios y maravillas que encierra la vida, tan insondable y multidimensional como el universo, como nosotros mismos, y a la que sólo nosotros le ponemos límite, porque nos aterra lo desconocido, por eso  nos limitamos a lo cercano, a lo que podemos ver y tocar…¿Recuerdas todos tus sueños?…Pues, bien, ellos son también parte de esa vida que desconocemos y que no tiene fronteras, ni límites. tú aún tienes  miedo y por eso no avanzas en ese terreno, pero el día que quieras te puedo enseñar a volar, como tu lorita, ten en cuenta que soy esa parte de ti, que se desdobla cuando sueñas…
Ya lo sé, Guillermina… Recuerdo una noche en la que me sentí por primera vez, fuera de mi cuerpo. Fue algo super-extraordinario…Me fui volando desde el balcón de mi casa, por toda la calle S. Vicente, que siendo la misma, parecía completamente diferente, y di la vuelta por la avenida del Oeste, hasta llegar a la esquina de Garrigues…Pensé ir a la casa de mi hija muy cerca de allí, pero tuve miedo de no volver a mi cuerpo y, al sentirlo, volví a él. Ha sido la experiencia más extraordinaria de mi vida, y quizá la más feliz porque me sentía llena de energía y podía ver con una luminosa claridad,  que emanaba de todo cuanto me rodeaba…Fue inolvidable, la sensación más gratificante que he tenido en la vida. Después han sido momentos más breves, a causa de mi temor y mi falta de experiencia, pero lo conseguiré con un poco de constancia y empeño.
Me parece estupendo porque así cuando nos vayamos de verdad, conoceremos un poco mejor aquel mundo, que estando en nosotros, apenas conocemos…Ahora hay muchos libros que te dan indicaciones más claras, y te empujan un poco al despertar de la consciencia y a averiguar de una vez por todas, que somos realmente y si seguimos alguna trayectoria esencial en la evolución, como seres humanos, o formas múltiples de la energía, o espíritu que nos da vida a todos, sea lo que sea, sin mitos ni manipuladores. Porque al final tendremos que averiguarlo por nosotros mismos, sin tener en cuenta los cielos, ni los infiernos programados por los que quieren controlarlo todo y, ese Todo, que sí existe realmente, es el Gran Misterio que nos envuelve y comprende,  hasta a la más pequeña criatura de este planeta…

También quería contarte de Comanchito, un pequeño periquito, que le regalé hace tiempo a una de mis amigas, pero como a ella no le gustan los pájaros y tiene idea de irse a una Residencia, me lo ha devuelto. La verdad es que después de la lorita nuestra, ya no quería más pájaros, pero al final pensando que no es justo, que ande el animalito de aquí para allá, sin que le quieran, he decidido quedarme con él… Como no tenía nombre le he puesto Comanchito, porque tienen unas plumas amarillas escondidas en la cola como los indios comanches. Enseguida se ha aprendido su nombre y habla muchísimo repitiendo todos los ruidos de aquella casa, algunos curiosísimos, como una campanita de un concurso, que seguramente oían allí. Ahora está aprendiendo a decir Paruchy y como yo le canto también como a mi lorita, acabará cantando… Es listísimo, también ladra como un perro. Y aunque nunca podrá sustituir a  nuestra lorita nos acompañara como ella, en nuestras solitarias tardes, este invierno. Así, queda pues, Comanchito como final de este año y, principio del que  tenemos  a la vuelta de la esquina. Con esta experiencia he aprendido que no se debe de regalar un animalito a nadie, por que es un ser vivo que tiene derecho a ser tratado bien, y no como un objeto, que no siente, ni padece. Como siempre he dibujado varias felicitaciones para dar a los amigos, y pondré también aquí alguna para vosotros, amigos internautas, con mi más ferviente deseo de amor, paz y felicidad, y algún poema sobre la Navidad que encuentre por mis cuadernos…Un abrazo multidimensional e Internet-minable de vuestras amigas.
     Amparo, Guillermina y Paruchy

 

NAVIDAD GITANA
Este poema lo escribí hace bastante tiempo, pero hoy puede aplicarse a la Navidad palestina, afgana,  iraquí, judía o de cualquier país atormentado por las guerras o el hambre. Porque todos ellos tienen derecho a nacer, vivir, y a ser felices en este planeta…

La navidad gitana,
tiene aire de llanto
y grito de campana.
Sin pesebre ni establo,
pero con churumbeles,
con hambre y esperanza.
Sus manos cabrilean
por todas las esquinas,
donde pasan las gentes
que apenas si les miran.
Una virgen gitana
hay para cada esquina,
y un niño que bien pudo
ser Jesús, arropado
en el suelo en la única
cuna de asfalto que posee…
la moneda brillante de la luna,
deja en la mano helada
de otra madre inocente,
el milagro de un beso.
Y una estrella detiene
su andadura celeste
sobre el niño gitano,
que regalos no tiene,
porque en verdad no existen
los tres Magos de Oriente.

NAVIDAD

Ha nacido el amor…
Que repiquen a gloria
las campanas.
Ha nacido un poema.
un árbol, una flor,
o un pájaro en su nido
en cualquier rama.
Que repiquen a gloria
las campanas
y no lloren sólo
por el dolor cuando
un hombre se marcha.
Que repiquen siempre
que nace un niño,
y sea Navidad
en cualquier casa…

A. Conde

diciembre 23, 2009 at 7:03 pm Deja un comentario

Entradas antiguas


agosto 2017
L M X J V S D
« Dic    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Entradas recientes

Visitas

  • 8,940 hits

Feeds

Creative Commons License
Palabras del aire by Amparo

directorio de weblogs. bitadir

Crédito imágenes

Las imágenes de este blog proceden de http://flickrcc.bluemountains.net/